Verónica Villarroel, Directora Área Ciencias Sociales:

“Tenemos muchos estudiantes que son Helen Keller”

Conversatorio nacional sobre Tema Sello 2020 reunió a un centenar de personas vía online.

“Humanizando de la mano de Helen Keller” fue el título del conversatorio nacional organizado por la Dirección Nacional de Formación e Identidad y el Área de Ciencias Sociales, que busca sensibilizar a la comunidad a través del ejemplo de Helen Keller, una mujer que, con gran esfuerzo personal se abrió camino en una sociedad que la respeto e incluyó por su valor y dignidad. 

La actividad desarrollada vía Teams, contó con la asistencia de más de 180 personas y la participación de destacados académicos y egresados del área de Ciencias Sociales y Formación e Identidad a nivel nacional; espacio en el que se mostró que el respeto y la inclusión forman parte del ADN y valores de Santo Tomás como institución.

La bienvenida del conversatorio estuvo a cargo de Maribel Pérez Gallardo, Directora Nacional del Área de Ciencias Sociales, quien destacó que la jornada “es muy significativa para todos porque busca humanizar nuestros espacios desde la unidad educativa y darle sentido a la transformación de nuestros estudiantes”.

Desde una mirada filosófica, María Esther Gómez de Pedro, Directora Nacional de Formación e Identidad, agregó que esta actividad es el inicio “de muchas otras actividades que van a ir replicándose en todas las sedes, al alero de este proyecto que busca humanizar. Helen Keller es el rostro de nuestro Tema Sello 2020, ella encarna los valores de respeto e inclusión que tenemos como institución y muestra el mensaje que nos entrega Santo Tomás de Aquino sobre dignidad, inspiración cristiana que nos dice que somos únicos e irrepetibles”.

Para recordar la figura de este personaje y relevar los valores institucionales que marcan el quehacer académico formativo de esta casa de estudios, la Dirección de Formación e Identidad invitó a la comunidad además a participar en el concurso de cuentos breves, que busca contribuir a la formación de los estudiantes potenciando sus talentos y cualidades a través de la figura de Helen Keller. (bases aquí)

El valor de la inclusión

Una de las expositoras fue Verónica Villarroel, Directora del Área de Ciencias Sociales de Santo Tomás, sede Concepción, quien desde la experiencia y la disciplina destacó que el trabajo de inclusión en las aulas de Santo Tomás no es un tema ajeno, es una realidad que se viene gestando desde el año 2007 cuando la institución comenzó a registrar los primeros estudiantes con discapacidad auditiva, realizando esfuerzos locales para lograr que cursaran sus carreras con el apoyo necesario.

“Nuestro compromiso inició en 2014 cuando llegó el primer estudiante ciego a la carrera de Técnico en Trabajo Social, Cristian Poblete. Esto marcó un hito muy importante para la sede porque nos abrió un mundo que antes no nos habíamos cuestionado”.

Con la llegada de Cristian, contó que se instalaron muchos desafíos no solo para el cuerpo docente sino también para los estudiantes en las aulas. ¿Cómo lo hace una persona ciega para leer un texto o para aprender matemáticas? Son algunas de las interrogantes que surgieron en los inicios, a esto refirió “teníamos muchas dudas, pero con el transcurso del tiempo fuimos trabajando y adaptándonos a los distintos procesos, tuvimos una relación muy estrecha con nuestro estudiante; le preguntábamos mucho para nosotros poder tener la capacidad y apertura necesaria para atender sus necesidades”.

Asimismo, añadió qué en el año 2010 se creó el Comité de Inclusión en Concepción que permitió acompañar a los estudiantes y docentes en esta materia y poder generar capacitaciones que entregaran herramientas básicas en el contexto educacional. Posteriormente, en el año 2018 se promulgó la política de Inclusión y Diversidad para las instituciones de Santo Tomás en todas sus sedes, con el objetivo de fortalecer la convivencia, comprensión y respeto hacia todas las personas.

La académica agregó que gracias al apoyo del Centro de Aprendizaje fue posible desarrollar estrategias pedagógicas como tutorías especializadas, postular a proyectos del Servicio Nacional de la Discapacidad, SENADIS, e incorporar implementos básicos como impresoras braille, regletas, lupas; entre otras cosas para que los estudiantes tuvieran las herramientas necesarias para desarrollarse como profesionales.

“Tenemos muchos estudiantes que son Helen Keller, donde en la medida que van compartiendo su esfuerzo y su vida les permiten a otros derribar mitos, miedos y prejuicios. Hemos aprendido a reconocer a la persona y ver la riqueza del ser humano, generar más empatía, tener fe en las alternativas y buscar estrategias para que todos nos adaptemos”.

De esta manera, destacó que, aunque las aulas estén físicamente vacías se debe insistir en abrir nuevos espacios para el respeto y la participación, continuar sensibilizando a los estudiantes y motivar a la comunidad con acciones de inclusión.

Los sueños se pueden cumplir

Para dar vida al mensaje que entrega este año el personaje Tema Sello 2020, se sumó el testimonio de superación de Cristian Poblete Montecinos, asistente social y egresado no vidente y licenciado en Trabajo Social de Santo Tomás, sede Concepción. En el encuentro Cristian contó en detalle, lo que significó para él vivir el antes y después de un accidente que lo dejó ciego para toda la vida.

Dentro de su mensaje, Cristian manifestó que su experiencia le permitió hoy en día reconocer el mundo y darle valor a las cosas que realmente son importantes en la vida. “El Centro de Rehabilitación de la Corporación COALIVI fue la institución que me entregó las herramientas necesarias para poder fortalecerme e insertarme de manera sólida a la sociedad. Pude recuperar mis espacios personales, mi familia, amigos, club deportivo e interesarme nuevamente en todas las cosas que me gustaban antes de tener el accidente”.

Con mucha motivación, agregó que llegó a Santo Tomás con entusiasmo y a la vez con miedo de volver a retomar sus estudios después de 11 años de haber salido de la enseñanza media pero con una nueva realidad, la discapacidad visual, “a nivel social fue difícil pero la motivación por recuperar lo que había perdido fue más fuerte, recuerdo que fui a muchas casas de estudios preguntando por la carrera y al llegar a Santo Tomás durante la entrevista pregunté cómo se iban a hacer responsables de este proceso como alumno con discapacidad visual, cómo iban a hacer las adecuaciones curriculares y personales que yo pudiera requerir para iniciar un proceso educativo, y finalizarlo que es lo importante. Sentir este apoyo desde la entrevista fue lo que hizo que dijera aquí me quedo”, expresó Cristian.

Motivación, responsabilidad, perseverancia y compañerismo fueron las palabras con las que las que Cristian describió su proceso para alcanzar sus sueños y tomando como ejemplo la vida de Helen Keller señaló, “gracias a la motivación pude iniciar procesos y recuperar mi autonomía como persona, recuperar mis sueños y ser profesional en la vida. Mi proceso fue exitoso porque como estudiante me hice responsable desde el principio, me apoyé en las personas que podían entregarme respuestas a las dificultades y en ese sentido el Centro de Aprendizaje fue importante en mi proceso de formación para reinsertarme.”

Fue así como gracias a la perseverancia y las ganas de salir adelante llevaron a Cristian a derribar las barreras que fueron presentándose en el camino. “Tuve una buena comunicación con mi escuela y bonitos recuerdos de mis docentes y compañeros, me permitieron transmitir mi experiencia a otras carreras y me dediqué a participar en muchas actividades para llevar el mensaje de inclusión”.