Actualmente, la Organización Mundial de la Salud estima que el 15 por ciento de la población mundial está compuesta por personas con capacidades diferentes. En este contexto, las cifras indican que en Chile más de 2 millones de habitantes poseen algún grado de discapacidad, lo que plantea una serie de desafíos, cada uno de ellos con un denominador común: la inclusión.

Esa es una tarea que, en el ámbito educativo, Santo Tomás Temuco ha asumido decididamente en los últimos 5 años. Hoy en día, 17 jóvenes con discapacidad física, visual, auditiva y motora estudian en la sede, lo que convierte a la casa de estudios en la institución de educación superior que, en La Araucanía, acoge al mayor número de alumnos con capacidades diferentes.

Esfuerzos por la inclusión

En este sentido, los esfuerzos de la sede para sensibilizar a la comunidad educativa y regional sobre la importancia de la inclusión se han desplegado en diferentes niveles, que van desde la participación en organizaciones público- privadas a la sistemática labor a través de asignaturas de la Dirección de Formación General.

Recientemente, dicha labor ha sido asumida por el Comité de Inclusión, que integran alumnos y directivos de diferentes unidades de la sede y que está desarrollando un fuerte trabajo en este ámbito.

“Como Santo Tomás Temuco hemos venido realizando diferentes acciones para generar un cambio en la comunidad educativa a modo de facilitar la inserción de los estudiantes con discapacidad. Desde el año 2011 a la fecha, hemos avanzado de manera importante en este aspecto, junto al aporte de Senadis”, señala Jeannette Alday, presidenta del Comité de Inclusión de Santo Tomás Temuco.

El Comité forma parte de la Red de Educación Inclusiva, gracias a lo cual sus integrantes han vivido la experiencia de participar en jornadas de diálogo sobre el tema, como la que se realizó a principios de mes en Temuco, y en la que participó el director nacional de Senadis, Daniel Concha.

Es importante generar cultura en la comunidad educativa en torno a los estudiantes con discapacidad, en un ambiente de acogida e inclusión. Es necesario también facilitar espacios y la relación con las personas, y hacer posible que tengan las condiciones para lograr sus metas como futuros profesionales”, dijo Jeannette Alday.

Testimonio de alumna

Uno de los ejemplos más destacados de inclusión en Santo Tomás Temuco es el de Evelyn Mellado, joven de 24 años que superó un cuadro de mielomeningocele e hidrocefalia para titularse como psicóloga, convirtiéndose así en la primera alumna de la UST en la región que, en esta condición, llega a ser profesional.

“Desde que comencé a estudiar la carrera, recibí buen trato y sentí el apoyo tanto de la Escuela, como de mis compañeros y administrativos. Creo que ha habido un importante avance en el tema de la inclusión desde que llegué a Santo Tomás, y eso se refleja en la constante preocupación por personas con capacidades diferentes”, asegura.

Hoy Evelyn entrega su apoyo profesional en el Centro de Aprendizaje de Santo Tomás Temuco y en el Comité de Inclusión, donde trabaja en talleres que involucran la participación activa de los estudiantes con capacidades diferentes, para fomentar la motivación, el espíritu de superación y la integración de toda la comunidad educativa.

“Estoy realizando un trabajo activo con las familias de estos estudiantes, ya que detrás de ellos hay personas que de igual manera son un aporte y sostén fundamental en el proceso de formación”, explica.