Arlette Krause: “A nivel mundial los estudiantes TEA en la educación superior se titulan un 25% menos”

La destacada psicóloga ofreció una ilustrativa charla sobre las necesidades especiales que requieren los estudiantes con Trastorno en el Espectro Autista que acceden al sistema terciario de educación.

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Afecta cómo una persona se comporta, interactúa con otros, se comunica y aprende. Y este fue el tema central de la charla organizada por Santo Tomás y que contó con la ponencia de la experta Arlette Krause, psicóloga y Magíster en Psicología por la Universidad de La Frontera, con estudios de posgrado en la Universidad Estatal de Campinas Unicamp, Brasil.

La también candidata a Doctor en Psicología por la Universidad de Salamanca, España, ofreció a docentes y alumnos una lúcida e ilustrativa charla titulada “Inclusión de estudiantes con condición del Espectro del Autismo en la Educación Superior: desafíos y necesidades de apoyo”, instancia en la que precisó que “en Chile existe un diagnóstico muy tardío” respecto de personas con esta condición, caracterizadas por tener dificultad persistente en la interacción y comunicación social, además de tener conductas estereotipadas (rígidas y repetitivas) y resistencia a los cambios.

En esta línea, indicó que las Instituciones de Educación Superior deben poner su foco en la salud mental de sus estudiantes TEA, pues “ellos tienen un deterioro significativo en la calidad de la salud mental por los problemas que para ellos significa el tener que adaptarse en condiciones que son especialmente complicadas para ellos”. La profesional mencionó el estrés crónico como uno de los principales efectos por las dificultades en la socialización para personas con esta condición.

Asimismo, Arlette Krause aseguró que, a nivel mundial, los estudiantes TEA en la educación superior “se titulan en un 25% menos. Son un grupo objetivo de intervención en la universidad porque son chicos talentosos que desertan de la universidad porque no logran adaptarse y funcionar en un entorno con tanta exigencia social”, enfatizó.

Por eso, llamó a las Instituciones de Educación Superior a propender de “tutorías académicas, tutorías de pares, activación de redes de salud, aplicar medidas de contención emocional, coordinación entre programas de apoyo y hacer un seguimiento por email, teléfono y plataformas virtuales a los estudiantes con esta condición”. A la vez, fue tajante en afirmar que se debe avanzar en “contextos educativos no discriminatorios e inclusivos. Estar dentro no es inclusión. Estar incluido necesariamente requiere participar plenamente y recibir apoyo para un desarrollo integral”, sentenció.

Clínicas docentes 

En tanto, el Coordinador Nacional de Inclusión de Santo Tomás, Juan Pablo Gómez, sostuvo que esta ponencia se enmarca en una “línea inclusiva que va a contar con charlas de otros expertos. El tema de la inclusión es cada vez más importante, pues va relacionada con la calidad de la educación. Además de charlas tendremos el desarrollo de clínicas docentes sobre estas materias que se tendrán en el segundo semestre”, enfatizó.