La última serie de charlas de Medicina Veterinaria se enfocó en los riesgos zoonóticos asociados a especies de fauna marina.

Para dar término al ciclo de conferencias “Una Salud y Zoonosis: ¿Qué enfermedades nos pueden transmitir los animales?”, organizadas por la Facultad de Recursos Naturales y Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás, el distinguido Médico Veterinario y director científico de ONG Panrhalassa, Frederick Toro, dictó la charla “Zoonosis: el caso de los mamíferos marinos”, espacio en el que ahondó cómo se clasifican estas especies, cuáles son sus características conductuales y cómo las enfermedades presentes en este reservorio animal pueden afectar directamente a los humanos.

Carlos Barrientos, Director de la Escuela de Medicina Veterinaria UST, sede Concepción, señaló que la importancia de esta actividad se centra en dar a conocer el rol que tienen los médicos veterinarios en el trabajo con la fauna silvestre, y lo determinante que es la investigación para la conservación y la prevención de diversas zoonosis que pueden poner en riesgo la salud pública.

“Es súper relevante conocer el trabajo que se está realizando en el área y ver cómo distintos factores ambientales y antrópicos afectan a estas especies. Como profesionales la mirada está puesta en la prevención y en cómo podemos generar conciencia para preservar la fauna marina y en tratar de controlar la zoonosis antigua y emergente”, contó.

Enfermedades que amenazan la salud

Según explicó el médico veterinario, “la zoonosis son enfermedades que pasan de la fauna silvestre hacia el ser humano, en ese sentido un ejemplo esquematizado es la influenza aviar, que, aunque se transmite por aves al ser humano se ha podido evidenciar -en las últimas dos décadas- que ha afectado incluso a mamíferos marinos causando mortandades masivas de focas en el hemisferio norte a causa de esta enfermedad”.

El virus del ébola es otra de las enfermedades que ejemplificó y que en algún momento se quebró y empezó a propagarse entre la población humana y a grandes primates como chimpancés y gorilas; enfermedad que se genera por el contacto estrecho con murciélagos y puercoespines y que se encuentran África central y occidental.  Bajo este contexto, destacó la importancia de la zoonosis para enfrentar estas enfermedades y sobrellevar un equilibro entre los humanos y la fauna silvestre.

En el caso de Chile, expuso que antiguamente las tribus aborígenes sobrevivían del medio marino, situación que ha evolucionado en el tiempo y causado que un sin número de factores provoquen diferentes efectos en este ecosistema. “La perturbación humana constante pueden llevar enfermedades a estas especies. Muchos mamíferos se ven afectadas por diferentes variables, algunas de ellas son la pesca intensiva, contaminación, cambio climático y enfermedades naturales de ellos o emergentes”.

¿Realmente se enferman los mamíferos marinos?

Al respecto, el médico veterinario respondió que para entender el estado de salud de los mamíferos marinos se requiere de investigación y de la intervención de profesionales para estudiar a fondo a estas especies y el ecosistema en el cual se desenvuelven. Asimismo, indicó que la herramienta fundamental para tener mayor control de una zoonosis es a través de la vigilancia epidemiológica permanente, no solo porque está en riesgo la población humana sino también la de los animales domésticos y silvestres.

Por otra parte, manifestó que los eventos de mortandad masivos son un claro ejemplo de respuesta a como los mamíferos marinos se comportan frente al medioambiente, “los varamientos de fauna marina nos indica que hay problemas en el ambiente y en los animales, esto es un tema de salud pública. El cambio global que estamos viviendo de pandemia nos hace entender la importancia de estos eventos naturales que llevan a la mortandad de las especies centinelas, y que nos da indicios de cómo está el ecosistema. Todo el concepto de salud va de la mano con la salud humana, animal y ambiental, si está enfermo el ambiente y los animales es probable que nosotros nos vayamos a enfermar“, afirmó el veterinario.

Según el expositor, uno de los agentes infecciosos emergentes que se pueden evidenciar en los mamíferos marinos es la brucella, una bacteria negativa, de la que existen cepas específicas en distintos mamíferos marinos como brucella ceti y pinnipidialis, que son muy similares a las de los animales domésticos y que producen aborto, problemas neurológicos o placentitis. “Lamentablemente en Chile no se sabe qué pasa con brucella, de hecho, en la imagen presenciamos un delfín de riso que varó en enero de este año y con gente de la ONG Panrhalassa a la que pertenezco y voluntarios de la Universidad Santo Tomás hicimos la necropsia de este animal recién nacido. Hay una falta de información para el hemisferio sur, no se sabe si en Chile hay brucella o no, es difícil tener acceso por lo tanto hay un vacío de información en el país”.