Gisela Alarcón y Covid-19: “tenemos la oportunidad para construir un sistema de salud más solidario”

La Decana de Salud de la Universidad Santo Tomás expuso sobre los efectos ocasionados por el Coronavirus en el ámbito sanitario y social en el marco de la inauguración del Año Académico del IP-CFT Sede Santiago Centro.

El pasado 22 de abril, se llevó a cabo la ceremonia de inauguración del Año Académico 2021 del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Sede Santiago Centro, Actividad que contó con la presencia de la Decana de la Facultad de Salud de la Universidad Santo Tomás, Gisela Alarcón Rojas, quien efectuó la Clase Magistral “Pandemia Covid-19: desafíos para un nuevo mundo”.

Una crisis sin precedentes

“Estamos en presencia de una crisis sin precedentes. Independientemente de que hayan existido pandemias en otras oportunidades, esta crisis ha impactado al mundo de una forma brutal, invitándonos a tener la capacidad de mirar qué está ocurriendo, cómo llegamos a esto e intentar salir de ella, aprendiendo las lecciones que nos ha dejado”, resaltó.

Situación que en poco más de 12 meses, ha cobrado más de tres millones de vidas en todo el mundo, generando un daño económico y social sin precedentes, dejando en la pobreza extrema a 100 millones de personas, siendo ésta la mayor alza en dos décadas, afectando incluso los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados en la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

La decana aclaró que “el impacto generado por el Covid no es homogéneo, concentrándose en las poblaciones más pobres y vulnerables, situación que también se ha visto presente en nuestro país. Las personas enferman y mueren dependiendo del lugar donde nacen, viven, trabajan, de la educación a la que tuvieron acceso y las condiciones de vida en que se desenvuelven”.

Desigualdad y segregación

A través de su ponencia, se refirió a un estudio donde se analizaron las desigualdades presentes según la comuna de residencia, basado en el recorrido de la Línea 1 del Metro, el cual arrojó como resultado que a través de las 27 estaciones que la componen, la esperanza de vida desciende ocho años, al igual que los ingresos económicos y que a su juicio “es tremendamente doloroso y es una verdad que debemos asumir para poder corregirla”.

“Esto mismo nos está ocurriendo con la mortalidad por Covid, aumentando tres o más veces en aquellas comunas donde las personas viven en mayor condición de vulnerabilidad. Por lo tanto, la solidaridad y el trabajo global es absolutamente necesario. En ese sentido, destaco las acciones realizadas en Santo Tomás respecto de estar en la comunidad, ayudando con la trazabilidad, vacunación y educando a la población en materia de prevención porque el hospital es el ultimo eslabón de esta cadena”, aseveró.

Comunicación errónea

Asimismo, se refirió a las medidas implementadas por la autoridad sanitaria, afirmando que “el relajo y la falta de comunicación de riesgo. La sensación de que esto ya no es un problema y que contamos con respiradores suficientes, que van a haber camas para todos o que la vacuna es el remedio final no es una comunicación de riesgo acertada”.

“En medio del proceso constituyente en el que está inmerso el país, estamos en presencia de una oportunidad para construir un sistema de salud más solidario y que esté inserto en un modelo de protección social”, manifestó.

Finalmente, y en relación al proceso que debe seguir la institución desde el punto de vista formativo para contribuir en la erradicación de esta pandemia, enfatizó que “tendremos que seguir avanzando con resiliencia, un currículum flexible y desde allí la integración entre la universidad con el IP y CFT, sumado a la atención al entorno con una comunidad estudiantil que incluya a egresados y empleadores conectados con el territorio y el enfoque de derechos, a manera de contribuir para resolver esta problemática”.