Alumnos de educación media y superior fueron parte de la capacitación que profundizó en esta metodología ágil para el desarrollo de software.

Scrum es un concepto que viene del rugby, se refiere al momento en que los jugadores se abrazan y se mueven todos juntos para bloquear, simbolizando la unión y el trabajo en conjunto. “Los equipos funcionan como un todo, como un único ser, el trabajo de todos saca adelante el proyecto”, explicó Francisca Guajardo, la expositora del taller de Scrum.

Ingeniera Civil en Informática, Licenciada en Ciencias de la Ingeniería, Agile Coach, Scrum Máster, Scrum Product Owner y Máster en Gestión Educacional, Guajardo compartió sus conocimientos con estudiantes de liceos técnico-profesionales y también de la carrera Ingeniería en Informática de Santo Tomás Rancagua.

Scrum es la más conocida de las metodologías ágiles para el desarrollo de software y busca mayor rapidez en la entrega de proyectos a los clientes, para que no tengan que esperar meses para ver resultado: “La forma antigua de trabajo invertía mucho tiempo en documentar los procesos, almacenaba papeles que quedaban como bitácora de cómo se fue trabajando, lo que está bien, pero se invertía demasiado tiempo en eso, retrasando el proceso. Ahora, el tiempo se invierte en el desarrollo del producto”, explicó la experta.

En su presentación se refirió a los componentes base de Scrum: identificar roles, eventos o ceremonias y los artefactos. También, motivó a los presentes a obtener certificaciones en el ámbito de la informática, donde incluso de pueden encontrar capacitaciones gratuitas para profundizar conocimientos en un área que está en constante actualización.