Trabajadores de sede Rancagua compartieron un “día distinto”