De alumna a docente Tomasina:

Egresada de Técnico en Educación Especial imparte taller de lengua de señas en sede Puente Alto

A sus 30 años, Paulina Ochoa es titulada de la carrera Técnico en Educación Especial, imparte el Taller Introductorio de Lengua de Señas en el CFT Santo Tomás Puente Alto y sueña con recorrer el mundo educando a niños y personas sordas.

“Entré a Santo Tomás porque siempre quise estudiar para ser profesora; mi sueño era ser profesora”, explica Paulina.

Si bien, el camino no fue fácil, hoy Paulina está contenta y orgullosa del camino que ha recorrido.

“Antes estudié Técnico en Educación Parvularia en otra institución, pero no pude terminar porque me decían que en los jardines no recibían personas sordas como yo. No terminé la carrera, no aguanté, me sentí discriminada y sufrí mucho”, cuenta.

Tras su primera decepción académica, Paulina realizó un curso de estilista profesional, que aprobó por completo, y con el que pensó podría ejercer.

“Un día me llamaron a entrevista, fui contenta, pero me dijeron que cómo iba a atender gente; yo les dije que no soy tonta, que puedo, pero dijeron que no querían problemas y que la gente reclamara. Me fui, aburrida, en todos lados me decían que no”, recuerda.

Sin embargo, Paulina no se dio por vencida y siguió en busca de oportunidades académicas, que la llevaron a un nuevo camino de crecimiento.

De alumna a docente Tomasina

Tras sus primeras decepciones, Paulina buscó cursos de especialización para trabajar en lo que sabía; lengua de señas. Así descubrió la carrera Técnico en Educación Especial y lo intentó una vez más.

“Encontré la carrera, me aceptaron y quedé feliz. Al principio discutimos con algunos profesores, porque yo no escribo igual que los oyentes, hablo mejor de lo que escribo y en las pruebas me iba mal, pero hicieron pruebas orales y me iba bien por fin”, recuerda.

De esta forma, Paulina fue avanzando en su malla curricular y descubriendo que en el área ser sorda no era problema.

“Fui a prácticas, me fue super buen y me ofrecieron trabajo, en lengua de señas, pero los rechacé porque quería terminar la carrera primero. Y cuando terminé mi carrera me ofrecieron trabajar en Santo Tomás para un taller de desarrollo personal”, explica.

Taller lengua de señas

En el CFT Santo Tomás Puente Alto, las carreras Técnico en Enfermería, Técnico en Enfermería Gineco-Obstétrica y Neonatal, Técnico en Enfermería mención Terapias Complementarias, Técnico en Enfermería y Procedimientos de Apoyo a la Rehabilitación y Técnico en Educación Parvularia realizan el Taller Introductorio de Lengua de Señas, y la vacante para docente fue llenada por Paulina Ochoa.

“Trabajo con alumnos, me llevo bien con ellos, aunque todos son oyentes nos entendemos bien, converso con ellos, les pregunto cómo están, les doy consejos; me preguntan mucho incluso fuera de clases, en el casino y pasillos”, destaca.

Actualmente, Paulina imparte este taller en 14 secciones, 9 de ellas en jornada diurna y 5 en jornada vespertina, con lo que ha re-descubierto su vocación y ha demostrado una vez más que no hay limitaciones, aconsejando incluso el cambio en los planes de estudio, con el fin de diferenciarlos con énfasis en las necesidades de cada carrera, ya que “un alumno de educación necesita conversaciones distintas a un alumno de salud”.

“Ahora estoy feliz. No pienso mucho a futuro, a lo mejor me voy aburrir pero me gustaría trabajar enseñando lengua de señas, por ejemplo a consultorios, a matronas, a enfermeros para enseñar comunicación en primera atención a personas sordas”.

De esta forma Paulina mira hacia el futuro guiada por su vocación de enseñar, pensando incluso en la posibilidad de viajar a otros países educando.

“Hay lugares pobres donde no se puede comunicar, yo quiero enseñar. Hay muchos lugares donde no se sabe lengua de señas y me gustaría ayudar ahí”, enfatiza.