Frente al aumento de casos de vulneración de derechos, abusos e irregularidad migratoria, Clínica Jurídica de la UST atendió a la comunidad haitiana del Gran Concepción.

Una nueva visita registraron estudiantes y abogados de la Facultad de Derecho de la Universidad Santo Tomás al Liceo de Adultos José Manuel Balmaceda, para atender de forma gratuita a inmigrantes de la zona que han sido vulnerados laboralmente.

A través de este operativo, la clínica jurídica de esta casa de estudios pretende contribuir y servir a la comunidad mediante un servicio integral a todos aquellos inmigrantes que lo requieran, así lo afirmó el Director de la Escuela de Derecho de la UST, Rodrigo Ruiz, quien destacó “la clínica jurídica de la UST es un espacio gratuito y abierto a toda la comunidad, nuestra intención es servir a los más desfavorecidos que no cuentan con los recursos para poder hacer valer sus derechos, en esta oportunidad pretendemos canalizar de forma efectiva los problemas presentados por la comunidad haitiana de la región para brindar orientación, crear espacios de formación así como también prestar todo tipo de asesoría y asistencia jurídica”.

Al respecto, Carmen González, presidenta de la Fundación UNIHBI, mencionó que actualmente el nuevo decreto presidencial provocó que muchos empleadores justificaran despidos, situación en la que se ven afectados un número importante de extranjeros que no cuentan con un permiso que les permita trabajar legalmente en el país.

“Para que los inmigrantes puedan postular a un permiso de trabajo deben hacerlo de acuerdo a una visa sujeta a contrato y esta visa estipula una cláusula especial de viaje donde dice que el empleador se compromete a pagar el pasaje de vuelta del trabajador y su familia al país de origen, por esta razón, muchos empleadores no se atreven a contratar extranjeros”, aseguró.

Sobre esta realidad, Ana María Avello, Directora de la Clínica Jurídica UST comentó que una de las mayores dificultades que se detectan en la comunidad haitiana es el idioma, ya que muchas veces son contratados sin que ellos efectivamente tengan claridad de las condiciones bajos las cuales son contratados.

“El no manejar el idioma impide que puedan realizar los reclamos o las denuncias ante la inspectoría del trabajo, pues muchas veces no cuentan con un traductor o un intérprete para hacerlas de manera efectiva, por tanto, lleva a los empleadores en muchos casos a cometer bastantes abusos sobre los derechos y obligaciones que tienen como trabajadores”.

De esta manera, aseguró que en vista de que no hay una correcta inducción acerca de cuáles son esos derechos y deberes que tienen como trabajadores, ni tampoco cuáles son los contenidos que debe tener un contrato de trabajo, esta situación ha sido utilizada por los empleadores para perjudicarlos en cuanto a los pagos que les corresponde. “La necesidad y su interés por trabajar hace que se expongan aún más a una situación de vulneración, ya que no hacen los respectivos reclamos por la necesidad que hay de cubrir las necesidades básica de la persona y su familia, dado que su objetivo principal es poder enviar remesas a su país de origen”.

 

Testimonios


Richelet Piere de 28 años llegó a Concepción hace 8 meses con el objetivo de tener un mejor futuro, “A través de la Fundación UNIHBI he recibido mucho apoyo, asisto a clases de español para poder comunicarme mejor. Me casé aquí en Chile y creo que con este apoyo que nos está dando la Universidad Santo Tomás vamos a poder defender nuestros derechos con base”.

René Cenefort de 57 años tiene 6 meses en el país y a pesar de no estar acostumbrado al clima dice estar muy contento por tener la oportunidad de ayudar a su familia con remesas familiares, “vine a Chile con mi cuñado para poder sostener a nuestras familias, nosotros venimos a buscar una vida mejor y luego del terremoto de 2010 que sufrió Haití todavía no hemos podido reconstruir nuestra casa, para eso estamos aquí”.

 

Desde una mirada abierta e inclusiva, Carmen González, Presidenta de la Fundación UNIHBI, hizo un llamado a los empleadores a respetar y reconocer el valor y la singularidad de los extranjeros en el país como una fuente cultural, social y económica importante para la sociedad chilena. “No hay que tener miedo en contratar a un inmigrante porque el inmigrante cumple con todos los requisitos y capacidades para desempeñar su rol de trabajador, que no tenga miedo a la cláusula de viaje porque esto amarra al empleado a estar mínimo dos años en la empresa y esto también tiene sus ventajas. Nosotros tenemos la plena seguridad que la nueva ley va a favorecer la labor y el desarrollo del inmigrante en nuestro país”.   

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica

Operativo Clínica Jurídica