docente del cft fue premiado a nivel nacional frente a sus pares

Julián testa: “santo tomás es una institución en donde siempre he podido desarrollarme de gran manera en todas las áreas”

Julián Testa, es docente de la carrera de Gastronomía Internacional y Tradicional Chilena perteneciente al Centro de Formación Técnica de Santo Tomás. En nuestra institución, lleva cerca de seis años trabajando en la proyección de nuevos cocineros. Es Chef de profesión y se especializó en diversos ámbitos de pastelería en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Actualmente posee su propio negocio pastelero y se encuentra felizmente casado y con dos hijos. Durante este año, por su excelente y prolongado trabajo, fue condecorado por Santo Tomás, con el premio nacional de Docente Destacado 2018.

Julián, que ya es un cocinero destacado y consagrado, nos cuenta como ha sido su experiencia en la institución, nos comenta algunos de sus logros y cómo fue que empezó este interminable amor por la gastronomía.

Primero que todo, ¿Cómo comenzó este amor por la cocina?

Desde chico me llamó la atención. Siempre ayudaba a mi madre. Recuerdo que ella siempre se juntaba con amigas y yo le ayudaba a hacer los queques. Trataba de que me quedara perfecto, usando las medidas correctas en la receta. Muchas de mis actuales bases y recetas las heredé de ella.

¿Siempre quisiste estudiar Gastronomía?

No, primero estudié Odontología en Cochabamba, Bolivia. Alcancé estar dos años en la carrera y luego congelé. Posterior a eso, me decidí por estudiar cocina en Chile.

¿Cómo fue tomar esa decisión de cambiar rotundamente de rubro?

Luego de las vacaciones que corresponden al termino de año, un día estaba en mi casa, en el computador y entra mi madre comentándome que si me gustaría estudiar gastronomía. A raíz de eso, se lo menciono a mi papá y a pesar de que no le agradó mucho, me dice que me apoyará siempre en todo. Mi padre me veía de Odontólogo y mi madre como cocinero. Sin embargo, al final siempre tuve el apoyo de ambos y de mi familia en general.

¿Cómo ha sido tu experiencia de pertenecer a Santo Tomás?

Llevo 6 años acá y ha sido una experiencia bastante gratificante. Es una gran institución en donde siempre he podido desarrollarme de gran manera como docente en las áreas de pastelería, panadería y repostería que son los ramos que actualmente enseño.

Hablando de logros, ¿Cómo tomaste el haber ganado el premio nacional de Docente Destacado por parte de la institución?

Fue una sorpresa tremenda la que me dio la Directora Académica del IP-CFT, Sandra Gallegos. Fue espectacular, no me lo esperaba después de seis años y la verdad es que resulta ser bastante motivador para poder seguir haciendo aún mejor mi trabajo.

¿Algún otro logro personal?

Claro que sí. Tengo uno que lleva ya 11 años en práctica. Es mi pastelería que se llama “Buenos Aires” y que se encuentra en el sector sur de Iquique. Ahí realizamos todo tipo de pastelería y repostería.

¿Qué tal la experiencia de especializarte en Argentina?

Cuando terminé de estudiar Gastronomía Internacional, me quise especializar en lo que me gustaba. Por eso es que me fui a Buenos Aires, Argentina. Allá tomé unos cursos de especialización en pastelería práctica, alta pastelería, repostería europea, chocolatería, panadería y además dos seminarios, uno de panadería y otro de chocolatería. Allá hay muchas especialidades como también en Francia, que es uno de los países top en esas áreas.