Los más afectados por estas patologías son los niños y los adultos mayores, por lo que la  académica del Centro de Formación Técnica Santo Tomás sede Antofagasta, Carolina Brito, dio seis consejos para evitar contagios.

Este año al frío se le pasó la mano y eso determina que las enfermedades respiratorias estén más presentes que nunca. Las noticias informan constantemente de los peaks de Influenza y de Virus Sincicial que tanto daño hacen especialmente a los pequeñitos y personas mayores, pero ¿es posible prevenir el contagio o recuperarse rápidamente de un resfrío?.

La enfermera y académica de Técnico en Enfermería del Centro de Formación Técnica Santo Tomás sede Antofagasta, Carolina Brito, aseguró que tomando sencillas medidas es posible evitar enfermedades respiratorias.

Para ello, la profesional aconsejó:

– Lavado de manos: Es fundamental para disminuir la carga de bacterias y virus. Las manos son nuestro primer contacto con los objetos y personas. Debemos mantenerlas lo más limpias posibles. Es lo primero que debe hacer al levantarse, cocinar o atender a una persona que ya está enferma. Si usted acostumbra utilizar alcohol gel puede seguir usándolo si lo intercala con lavado de manos frecuente y posterior a actividades con las que se contaminaría y si no hay alteración de la piel que se complique con su uso.

– Evitar lugares con aglomeraciones de personas: Existe una gran cantidad de bacterias y virus deambulando junto con nosotros en estos sitios (supermercados, cines, mall). Si no es de suma urgencia trate de ir cuando no vayan todos (fines de semana o en las tardes) o no llevar a las personas más susceptibles de la familia (niños y adultos mayores).

– Ropa de abrigo: Este es un tremendo tema: ¿Cómo saber si esta poco o muy abrigado? La técnica que da muy buenos resultados es vestir por capas. La primera de un material respirable que no irrite la piel y no haga sudar. La segunda capa de un material más grueso pero que permita la movilidad de las extremidades, pues si se limita la actividad muscular el cuerpo generara menos calor. Ahora si tiene que salir al exterior utilice un abrigo que se ajuste a la segunda capa y que cubra el área de nariz y boca para que el aire que respire este tibio.

“En los niños verificamos la ropa correcta observando los siguientes indicadores: piel muy enrojecida y sudorosa sobretodo en frente y espalda muestra mucho abrigo; por el contrario las manos heladas y piel pálida con la punta de la nariz es poca ropa, mientras que manos tibias y mejillas rosadas sin sudor esta ok”.

– Alimentación: Agua para mantener al día las funciones de “autolimpieza” del cuerpo que incluye la eliminación de patógenos. Raciones de acuerdo a su edad y necesidades de fruta y verdura con alto aporte de vitamina C e ingesta de proteínas de buena calidad.

– Calefacción: No esperen entibiar los espacios para que su casa sea el trópico. Debe ser una temperatura que les permita realizar actividades sin cambios bruscos de temperatura. Ideal 20º. Existen estufas más contaminantes que otras, la decisión de su adquisición y uso debe ser a conciencia, pero con todas se debe asegurar alguna ventana semiabierta que permita el intercambio del aire con el exterior.

– Prevención del contagio: Si ya esta resfriado todos estos cuidados debiesen ser más seguidos, sobretodo el lavado de manos frecuentes. Tenga a mano pañuelos desechables para cuando tosa, estornude o se suene. No querrá que más personas se enfermen o mantener su ambiente contaminado.

Existen más cuidados específicos, pero con estos tips puede evitar que los molestos virus no se alojen en su cuerpo dejando un indeseado cuadro respiratorio que pudo prevenir.