Pedro Valenzuela, jefe de la carrera Técnico en Deportes en Santo Tomás Rancagua, participa hace más de 10 años en el arbitraje de partidos de tenis.

Fue en su época universitaria, como estudiante de Educación Física, cuando Pedro Valenzuela hizo el curso para ser árbitro de tenis. Su primer torneo fue un challenger en Santiago en el 2009 y así comenzó un periplo por torneos nacionales y también internacionales. Entre ellos, arbitró también en España, cuando estuvo estudiando un Máster en Psicología de la Actividad Física y del Deporte en Madrid.

Su última experiencia fue en el ATP 250 de Santiago realizado en marzo y que contó con grandes representantes del tenis mundial. “El arbitraje es parte del proceso deportivo, pero es una pasión, un hobbie que me gusta mucho”, relata Pedro Valenzuela, que actualmente se desempeña como jefe de la carrera Técnico en Deportes en Santo Tomás Rancagua.

Uno de sus grandes recuerdos fue en noviembre del 2019, cuando participó en el partido entre Roger Federer y Alexander Zverev. También ha participado en Copa Davis, cuando Massú y González estuvieron en el equipo, hasta ahora con Garín y Jarry: “Todos los deportistas de elite, aparte de jugársela por ser el mejor, se están jugando sus carreras, por lo que el rol que tiene uno requiere gran responsabilidad, yo trato de estar muy concentrado”, reflexiona Valenzuela.

Si bien las carreras de la actividad física no tienen un contenido orientado al arbitraje, Valenzuela recalca que en el deporte es importante saber de reglamentos: “Se pueden generar alianzas de capacitación, asimismo los cursos no son muy extensos, se pueden hacer y les permite a los estudiantes generar un plan b en el campo ocupacional y compatibilizar con otras actividades”. Entre sus proyecciones, el jefe de carrera espera que el Área Actividad Física y Deportes pueda crear una alianza con la federación de tenis en esta línea.