Esta agrupación aboga por entender el cuidado de los adultos mayores desde una mirada integral, según explican las académicas Amparo López y María Angélica Baeza.

Las académicas de la Escuela de Enfermería de Universidad Santo Tomás Viña del Mar, Amparo López y María Angélica Baeza, son parte del grupo fundacional de la Sociedad Chilena de Enfermería Geronto-Geriátrica, cuyo lanzamiento oficial se realizó hace pocos días en el marco de las primeras jornadas “El arte de cuidar: “Bases conceptuales del cuidado a las personas mayores”, organizadas  por la Red de Enfermería en Salud del Adulto Mayor.

“Esta sociedad nació en noviembre pasado, pero su creación se formalizó ahora. La invitación para sumarse está abierta, de hecho se integrará nuestra compañera Sonia Godoy, también docente de nuestra Escuela, quien no pudo asistir a este lanzamiento, pero sí estuvo presente en la reunión de noviembre”, señalan.

Según explican ambas docentes, esta agrupación tiene entre sus objetivos principales entregar una mirada holística del cuidado de las personas mayores. “La gerontología es el estudio integral de las personas mayores y se refiere no solo a la parte biomédica, sino que es un concepto más amplio que involucra a varias disciplinas, entre ellas la Enfermería”, dice Amparo López. “También queremos promover el desarrollo de la Enfermería bajo esta nueva mirada. La Universidad debe aportar a ese nuevo perfil profesional, liderar este cambio y formar alumnos transmitiéndoles este modelo”, complementa María Angélica Baeza.

Dejar de enfocar el trabajo con de los adultos mayores solo desde el aspecto biomédico es una de las características de la Gerontología, lo que -a juicio de las docentes- solo puede provocar beneficios. “Se nota de inmediato en las prácticas. Cuando se hacen los exámenes de medicina preventiva en los adultos mayores, en general ellos se dan cuenta del cambio. ‘Nunca me habían preguntado eso’, comentan, porque es verdad que a veces por apuro no se hace, pero con esta mirada integral en la formación, los alumnos siempre están preguntado un poco más, entregando consejos, entonces las personas se dan cuenta de eso y lo agradecen”, manifiestan.

Asignatura en Santo Tomás

Respecto a este mismo tema, Amparo López cuenta que gracias al cambio de malla curricular que vivió la Escuela de Enfermería, existe una asignatura denominada Cuidados de Enfermería en el Adulto Mayor, en la que precisamente se transmite esta mirada gerontológica a los alumnos.

“Por ejemplo, les enseñamos que si una persona mayor se cayó, no basta con preguntarle qué le pasó o dónde le duele. Hay que evaluarla integralmente, preguntarle qué consecuencias tuvo esa caída, saber si vive con alguien que pueda ayudarla, preguntar cómo se siente emocionalmente por haber sufrido esa caída, etcétera, es ir mucho más allá”, indica.

María Angélica Baeza añade que “el rol de la enfermera corresponde a dar una mirada más holística. Desarrollamos un modelo de atención centrado en el cuidado de la persona, es una visión mucho más amplia que preocuparse solo de lo físico, de las dolencias. Por ejemplo, ver que los adultos mayores tengan una red de apoyo, un cuidador principal”.

“Ya tenemos dos generaciones que pasaron por esta cátedra. Los alumnos tienen prácticas en el Hospital Geriátrico de Limache y llegan acá contando que pudieron aplicar lo que se les enseñó. Desde cosas tan básicas como saber que no deben decirle abuelitos, ancianos o viejos, sino que las palabras adecuadas son residente, usuario, adulto mayor, persona mayor o llamarlos por su nombre”.