La actividad es organizada por el Instituto Confucio de la Universidad Santo Tomás.

El Premio Nobel 2012, Mo Yan, primer escritor chino en recibir este premio, llevo a cabo en Valdivia dos actividades, la primera, fue en Santo Tomás Valdivia frente a un auditorio repleto, donde relató los detalles de sus procesos creativos y las influencias que ha tenido al momento de llevar su imaginación al papel. Posteriormente realizó una mesa redonda en el Centro Cultural Municipal.

Los aspectos que destacó importantes al momento de escribir están en su mayoría relacionados con su tierra natal, y para ello según el escritor, es necesario pasar por tres etapas;

“Primero, dejar la tierra natal; después, volver a la tierra natal y finalmente, expandir la tierra natal”, dijo.

Además, habló de sus influencias, en especial aquellas que fueron ejercidas por el autor colombiano Gabriel García Márquez y su Realismo Mágico y el estadounidense William Faulkner, reconocido por su sentido fino del humor, autores que para Mo Yan fueron una fuente de inspiración en la búsqueda de los mundos que él quería relatar.

Luego de la conferencia en la casa de estudios, que también incluyó firma de libros y fotografías con los asistentes, el narrador se trasladó hasta la Casa Prochelle I, donde participó en una mesa redonda de la Corporación Cultural Municipal de Valdivia, contando anécdotas y respondió preguntas del público.

La Rectora de la casa de estudios, Laura Bertolotto, destacó la actividad inédita en Valdivia y señaló que esta actividad es desarrollada en el contexto de las acciones que el Instituto Confucio de la UST ofrece a nivel nacional.

“Para la universidad esta actividad es un honor, ya que podemos conocer las obras de un gran escritor, pero además su visión con respecto al mundo”.

Sobre Mo Yan

Mo Yan creció en Gaomi, pueblo rural perteneciente a la provincia de Shandong, en el norte de China. Su verdadero nombre es Guan Moye, pero escogió el nombre literario, Mo Yan, porque significa “No hables”. Esa era la recomendación que le hacían sus padres y vecinos desde que era niño, para que cuidara sus palabras. Durante la Revolución Cultural dejó la escuela, cuando solo tenía 12 años. Comenzó a trabajar en la agricultura, la ganadería y en una fábrica.

“Nací y crecí en el campo de China. Debido a la pobreza de la gente y del trabajo no sentí mucho cariño por mi tierra. No solo fue mi caso, muchos jóvenes sentimos rechazo a la tierra natal, tuvimos hambre y nos faltaba la ropa”, dijo.

Su mayor deseo fue alejarse, por eso constantemente postuló al Servicio Militar desde los 18 años, ya que era la única forma de salir según el estricto sistema familiar chino. A los 21 años, se enroló en el Ejército Popular de Liberación y fue durante esa época cuando empezó a estudiar literatura y a escribir cuentos. El primero fue publicado en una revista literaria en 1981.

“Leí bastante literatura extranjera, incluida la latinoamericana. Por ejemplo, el norteamericano William Faulkner y el colombiano García Márquez, me inspiraron la idea de volver a la tierra natal. Faulkner inventó un condado donde ocurren todas sus narrativas, García Márquez creó Macondo. Así que me di cuenta de que si un escritor quiere ocupar un lugar en la literatura del mundo tiene que crear un lugar característico, aunque sea ficticio, y estar en ese lugar para crear su propio reino literario” sostuvo.

En 1984 comenzó a aparecer en su creación literaria el nombre de su tierra natal, Gaomi, del noreste. Desde ahí casi todas sus creaciones literarias han tenido lugar en ese sitio. Sus principales obras son: Grandes pechos, amplias caderas (1995), La vida y la muerte me están gastando (2006), Rana (2009), Sorgo rojo (1986), Las baladas del ajo (1988), Trece pasos (1989), La república del vino (1992) y El clan de los herbívoros (1993).

En tanto, en la Corporación Cultural Municipal, el escritor chino participó de una mesa redonda, donde contó algunas anécdotas de su vida y sobre lo que generalmente trata de transmitir en sus libros. En la ocasión además, Mo Yan respondió las preguntas del público sobre su literatura y la percepción de él sobre ciertos temas contingentes y la influencia que tiene la literatura sobre ellos.

 

 

Tema del día en Diario Austral: Mo Yan y su relación con la tierra natal como recurso narrativo