Sumando ya una tercera instancia de capacitación, el área Ciencias Sociales de Santo Tomás Rancagua preparó un ciclo de conversatorios para apoyar el trabajo en sus comunidades.

La primera escuela de dirigentes sociales organizada por el área Ciencias Sociales de Santo Tomás Rancagua culminó con una certificación en el Palacio de La Moneda. Luego, se realizó un taller de computación y en esta oportunidad se volvieron a reunir para conversar sobre temas de género junto a Sernameg.

El Rector de Santo Tomás Rancagua, Manuel Olmos, señaló: “La vinculación con el medio nos da mucha validez y para tratar temáticas con la comunidad, qué mejor representantes que los dirigentes sociales”.

Esperanza Faúndez, directora de las carreras del Área Ciencias Sociales, recordó que la escuela de dirigentes se tuvo que suspender por el estallido social, luego por la pandemia, pero ahora se pudo concretar de manera virtual: “Los dirigentes sociales día a día se ven enfrentados a apoyar a sus vecinos y no saben dónde derivar, por eso consideramos importante esta temática”.

“Todas las mujeres podemos mencionar al menos una situación en la que nos hemos sentido violentadas”, aseguró Paula Naranjo, psicóloga de Sernameg y la moderadora de los tres conversatorios en los que se dio a conocer la oferta programática de la entidad, el enfoque de género y la violencia contra las mujeres, redes de apoyo y temas legales relacionados.

El único hombre que fue parte de estos conversatorios fue el dirigente Juan Albornoz: “Fue genial, me metí en el tema de la mujer, en tres facetas diferentes. Uno sale fortificado porque uno a veces cree que se las sabe todas y estoy muy agradecido en mi calidad de dirigente vecinal”.

Uno de los temas que más le llamó la atención fue la violencia económica: “Eso pasa, en las poblaciones se ve, porque el marido es el que trae la plata a la casa. Son temas actuales, es el día a día que vive uno, con sus vecinos, con sus amigos, con sus familias”.