En Santo Tomás sedes Ovalle y La Serena

Con participación de periodista Gustavo Huerta se realizó conversatorio sobre pensamiento crítico en educación superior

La actividad se enmarcó en las iniciativas para desarrollar el  Tema Sello Santo Tomás  2021 y reflexionar acerca de los valores institucionales y su importancia en la formación profesional.

“Hay que ser conscientes de lo que uno tiene y de ahí proyectarse para lograr sus sueños, si uno es perseverante lo puede lograr, hay que tener convicción, estar convencido en que yo puedo hacer algo, confiar en mis capacidades”.

Este fue uno de los tantos consejos que el periodista deportivo y rostro de Televisión Nacional de Chile, Gustavo Huerta Ardiles,  entregó a los estudiantes de la Universidad, Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás de las sedes La Serena y Ovalle en el conversatorio telemático “La importancia del pensamiento crítico en la Educación Superior”, una actividad organizada por la Dirección de Asuntos Estudiantiles, DAE y la Dirección de Formación de Identidad de ambas sedes, para reflexionar en torno al Tema Sello 2021.

El profesional de las comunicaciones, originario de la Región de Coquimbo y específicamente de la comuna de Ovalle, se refirió a diversos temas durante el encuentro virtual con los estudiantes, instancia en la que narró cómo descubrió su vocación por el periodismo, su vínculo familiar con el deporte, especialmente el fútbol, y cómo ha sido su desarrollo profesional, en el que además de cubrir diversos eventos deportivos internacionales, también se ha dedicado a la investigación periodística y la publicación de dos libros.

“Yo estuve 17 años pensando que la vida giraba en torno a una pelota de fútbol, me motivaba mucho no solo jugar, sino que participar en divisiones menores, estuve en Club Deportes Ovalle, Club Deportes La Serena, donde mi anhelo era ser futbolista, pero esto lo complementaba con los estudios, me instaban constantemente a estudiar”, contó Huerta.

Siendo su padre entrenador de fútbol le preguntó a este, si tenía las capacidades para ser un futbolista profesional. Su respuesta fue: ‘yo te voy a dar un consejo, tómalo o déjalo, pero la decisión va a ser tuya. Yo creo que podrías ser un futbolista profesional, pero no uno destacado, no te veo jugando en equipos de gran convocatoria, en una selección chilena’.

Luego de esta conversación muy honesta con su padre, Gustavo decidió estudiar periodismo, con el claro objetivo de llegar a desarrollarse en el área deportiva.

Primeros pasos en el periodismo

Gustavo Huerta  estudió en la Universidad Diego Portales, y aunque al inicio no fue fácil llegar desde región a Santiago, su interés por la carrera hizo que pronto se adaptara en la capital e incluso empezara muy pronto su vida laboral.

Estando en tercer año de la carrera realizó una práctica profesional en el Diario El Día, experiencia que hizo “que le picara el bichito del periodismo”.

“Uno está en la universidad, donde te aportan la teoría y también hay aspectos prácticos, pero en donde finalmente uno se cría como periodista es en la calle, en el reporteo y eso lo viví en el diario El Día de La Serena, con una experiencia enriquecedora donde aprendí muchísimo”, recordó Gustavo Huerta.

Luego de esto  empezó a trabajar en la extinta revista Don Balón, para continuar con una práctica en canal Mega, en donde se quedó trabajando mientras terminaba su último año de estudios. “Fue un año muy duro, en el sentido que estudiaba en la mañana, trabaja en la tarde de 2 y media a 10 de la noche, y muchos días, después no iba a dormir, sino que me iba a trabajar en mi tesis”, narró el periodista.

La búsqueda de la verdad

El periodista ovallino ha escrito  y publicado dos libros de investigación periodística: “Jadue historia de una farsa” (2016), que narra la historia del ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue, quien está acusado de haber recibido sobornos mientras ejercía su cargo, y “Y me volví a levantar” (2019) donde cuenta la historia de deportistas paralímpicos de nuestro país.

Con respecto a su primer libro, Huerta señaló que la posibilidad de escribirlo y publicarlo, lo marcó profesionalmente.

“Nunca me planteé la posibilidad de escribir un libro, porque pensaba que no tenía dedos para el piano. Yo me sentí con el respaldo y la capacidad de escribirlo, a propósito de unos reportajes de investigación que había hecho a inicios del 2011, en contra de Sergio Jadue que en ese momento asumía como presidente de la ANFP”.

Huerta comentó además, que mientras realizaba las investigaciones, su padre recibió un llamado telefónico, en el que le ofrecían entrenar una selección nacional de fútbol, sub 17 o sub 20, a cambio de que su hijo no realizará las denuncias periodísticas sobre irregularidades de algunos dirigentes del fútbol chileno.

“Finalmente aquí hay un conflicto  muy importante, con esta denuncia, este reportaje, implicaba de alguna manera que mi padre no pudiese tener trabajo. Durante el período de Sergio Jadue, él estuvo cerca de tres años y medio, casi cuatro años sin trabajo. En la última parte tuvo la posibilidad de trabajar en dos equipos, donde los mismos dirigentes, una vez que ya tenía un acuerdo contractual, antes de la firma, le decían que no, que habían recibido una llamada de la ANFP, con presiones para que él no asumiera”, recordó el periodista.

Después de un mes de que Sergio Jadue dejara su cargo y arrancara del país, el padre de Gustavo Huerta volvió a tener trabajo como entrenador.

Con respecto a su segundo libro, Gustavo Huerta dijo que se motivó a escribirlo porque que comenzó “a conocer las historias paralímpicas y me di cuenta que eran personas que tuvieron en distintas etapas de su vida momentos muy adversos, ya sea personas que quedaron con una discapacidad por una enfermedad o por un accidente y me di cuenta que ellos gracias al deporte lograron levantarse, surgir y darle un sentido a la vida. Para mí se linkeaban dos cosas importantes, el hecho de la superación y el hecho de  que el deporte ayudaba a eso”.

Por último, Gustavo Huerta hizo un llamado a los estudiantes a “estar inquietos, a sentirnos incómodos, en el sentido de buscar situaciones e instancias que nos hagan felices, vivimos en una sociedad en donde uno es un producto, hay mucha presión que se puede sentir dentro del trabajo, de la casa,  un llamado a reflexionar para entender tu entorno para ser felices”.