Bastián Valdivia, alumno Preparador Físico Puente Alto

Tomasino se prepara para Competencia Mundial de Karate

Heredero de una tradición deportiva, el alumno de Preparador Físico de Santo Tomás Puente Alto Bastián Valdivia tiene un claro objetivo para este 2019: entrenar para la Competencia Mundial de Karate.

A los 11 años comenzó a entrenar con su padre, que además es su maestro, y sólo tres meses después estaba recibiendo el segundo lugar nacional en categoría infantil. Desde entonces, no ha parado. Sus entrenamientos diarios, la disciplina y el gusto por el Karate han perfeccionado el talento de este joven, que hoy cuenta con su propia academia: el Dojo Maipú.

“El año 2017 abrí la academia en una sede social de Maipú. Pago una cuota mensual, pero es mi academia, soy profesor, competidor y alumno (…) actualmente tengo 12 alumnos entre los 14 y los 40 años”, cuenta Bastián.

Tomasino, profesor y competidor

El ritmo de vida de Bastián se ve marcado por los entrenamientos, las clases en su academia de Maipú y sus estudios en el Centro de Formación Técnica Santo Tomás, donde cursa la carrera Preparador Físico.

“Es un estilo de vida… para mi edad me he saltado muchas cosas; entrenar es lo primero, mantener la dieta, la disciplina; sobre todo cuando bajan los ánimos, tiene que jugar la disciplina. Pero bien, es lo que me gusta, sino no lo haría”, comenta.

Y fue ese gusto por el Karate lo que lo ha llevado a recorrer diversos países, compitiendo y representando a Chile.

“He viajado mucho por el Karate, a muchos países; Uruguay, Bolivia, Japón, España, Italia, EEUU”, cuenta y agrega que, a pesar de haberse lesionado y sufrir la ruptura del Tendón de Aquiles, ya está mentalizado para participar de la próxima Competencia Mundial de Karate en Octubre próximo.

“Aquí estoy, hace dos meses lesionado, pero ya estoy caminando. La recuperación ha sido muy rápida… Me estoy preparando para Octubre, pero sin apresurar”.

Y es que su carrera no sólo le ha permitido formalizar estudios en el área del deporte, sino que también ha podido poner en práctica lo aprendido, con sus alumnos y con su propio entrenamiento.

“Entré a estudiar Preparador Físico porque me quiero enfocar en el Karate, pero quiero tener conocimientos técnicos y es que todo lo aprendido me ha servido para hacer mejores entrenamientos, no sólo con mis alumnos, sino también con migo”, cuenta.

“He crecido con esta carrera -agrega- porque he comprendido el por qué de las cosas, el trasfondo de un entrenamiento y el cuerpo humano”,

De esta forma, el Tomasino se recupera de una lesión, con miras a la competencia de Octubre próximo donde quizá pueda cumplir su sueño: ser campeón mundial.