La alumna de Preparador Físico del CFT sede Antofagasta, Amei Collao Romero, obtuvo el primer lugar de la competencia en la categoría Damas Experto.

La pasión por el karate corre por las venas de Amei Collao Romero, estudiante de la carrera de Preparador Físico del Centro de Formación Técnica Santo Tomás, quien con sólo 20 años ha cultivado diversos logros en este deporte, siendo el más reciente el título de campeona del Torneo Nacional de Karate que se disputó en Antofagasta.

Este es el primer campeonato que Amei gana como cinturón negro.

Este es el primer campeonato que Amei gana como cinturón negro.

Su vida siempre ha estado ligada a este arte marcial, ya que su padre, Víctor Collao, practica karate desde los ocho años y actualmente es uno de los sensei más reconocidos a nivel nacional y mundial.

¿Desde qué edad practicas karate?

Desde los 4 años, pero paré como a los 10 años desmotivada porque habían muy pocas mujeres, al comienzo éramos como cinco en la clase y después quedé sola, eso me desmotivó y paré. Después volví el año 2013, cuando tenía 14 y ahí ya no paré más.

¿Cómo surge tu pasión por el karate?

Como mi papá es sensei siempre he estado ligada al karate, yo veía los torneos y pensaba yo quiero estar ahí y comencé. Muchos me decían ‘tu papá te debe obligar a practicar’ y no es así, es algo que a mí me gusta mucho por el estilo de vida que uno toma, porque te vuelves más tolerante, te ayuda a tu condición física y por todo lo que se vive en la clase, todo el espíritu que se genera.

¿Qué es lo que más te ha costado y qué es lo que más te gusta en el karate?

Lo más difícil es cumplir con las expectativas porque Chile, en general, está muy bien posicionado a nivel internacional. El año pasado fue a mi primera Copa Mundial en Indonesia y me di cuenta que los otros competidores chilenos han dejado la vara muy alta y nos reconocen (a los chilenos) por tener un muy buen nivel.

Y lo que más me gusta es entrenar, estar en los lugares de competencia, que son muy acogedores. Eso me gusta mucho que somos como una gran familia y hay harto compañerismo.

El año pasado participaste en tu primera Copa Mundial ¿en cuántos torneos más has participado?

En varios, este año el primer Torneo Nacional de Karate se realizó aquí en el Gimnasio Empalme de Antofagasta y salí campeona en la categoría Damas Experto, pero también he estado en Brasil, en la Copa América de Panamá en 2014, en torneos nacionales y zonales, ahora estamos preparándonos para otro nacional que será a fines de mayo en La Serena y esperamos que todo salga bien para ir al Campeonato Mundial en Suecia.

¿Cómo es tu preparación, cuánto entrenas?

Entreno de lunes a sábado y el domingo practico técnica, que es más relajado. Habitualmente una o dos veces al día y durante una hora y media como mínimo. Antes de los torneos varía un poco el tipo de entrenamiento y ahí es más velocidad y cardio, para poder recuperarme bien.

Karate en familia

Orgullosa del resultado que obtuvo en el primer campeonato de karate del año, Amei se prepara para seguir demostrando el fruto del trabajo que ha desarrollado durante años.  Su próximo desafío será el torneo de La Serena, donde será la única chilena en su categoría.

¿Tu papá qué opina de todo esto?

Está orgullo, yo entreno con él en Collao Dojo y a todos sus alumnos nos apoya mucho y en todo.

¿Cómo se da esa relación?

Me gusta, pero tiene sus pro y sus contras. Algunos puede creer que él no me dice todo y no es así, él es súper objetivo conmigo me dice lo que hice bien o mal, revisamos las falencias y vemos cómo ir mejorando, pero también es un peso porque mi papá dejó la vara muy alta y la gente espera que yo por ser su hija gane en todos los torneos, eso es un poco complicado.

¿Cómo manejas eso?

Ahora mucho mejor, antes era más sofocante. Una vez me pasó que competí y no saqué ningún lugar y perdí, perdí, perdí, y justo antes todos me habían saludado como la hija del sensei Collao, eso me dejó muy bajoneada porque decía cómo pude perder, pero ahí mi papá se dio cuenta y me motivó para que no me preocupara de lo que dicen los demás y así he crecido harto.

¿Es tu papá tu mayor inspiración deportiva?

Sí, por todo lo que ha logrado y por cómo se toma el karate y lo transmite.

Amei junto a su padre, el sensei Víctor Collao.

Amei junto a su padre, el sensei Víctor Collao.

Mujeres y el karate

Al comienzo dijiste que te retiraste unos años del karate desmotivada por la poca participación de mujeres en este arte marcial ¿Cómo ves hoy esa evolución respeto a la participación de mujeres en esta disciplina?

Ha ido cambiando, ahora uno en las clases a veces ve a más niñas que niños, ya no se juzga tanto, antes se decía que era un deporte más de hombres, creían que ibas a ser más amachada por practicar karate, pero yo puedo ser karateca y ser femenina, una cosa no tiene nada que ver con la otra. Creo que todo eso se ha dado por el cambio que se está dando en la sociedad y por ir quitándonos los prejuicios.

¿Qué le aconsejarías a quienes quieren practicar karate?

Que vayan y prueben y que sean perseverantes, que tengan confianza porque se puede. Se dejan cosas de lado, pero se ganan muchas otras. Yo prefiero el karate a estar de parranda.

¿Cuál es tu sueño ligado a esta disciplina?

Tener mi propio dojo y que la gente reconozca a mis alumnos, que destaquen por su nivel. Que ojalá vayan muchas niñas y mujeres para demostrar que se puede, por lo mismo entré a Preparador Físico para adquirir nuevas competencias y complementar lo que sé, innovando y aplicando nuevas formas de trabajo que permitan que mis alumnos tengo un sello especial.