Seleccionada Nacional de Skate: La UST se destaca en su preocupación y apoyo a sus estudiantes

Savka Hernández es estudiante de segundo año de Ingeniería en Control de Gestión de la UST Santiago. Pese a su ajetreado día a día, tanto deportivo, como universitario, fue distinguida con el Premio de Excelencia Académica.

Me gusta el área económica, me gusta mi carrera, me gusta mi deporte y me gusta todo lo que hago, por eso ando todo el día riendo, tirando la talla, disfrutando. Me levanto muy temprano en la mañana y, a veces, me acuesto a las 4 am, porque voy a patinar de noche a grabar por la calle, pero lo hago muerta de la risa, porque es algo que me hace feliz, pese a estar agotadísima”. Las palabras de Savka Hernández irradian energía, felicidad y optimismo.

Pero no son solo palabras. Como estudiante de segundo año de Ingeniería en Control de Gestión de la Universidad Santo Tomás Santiago, Savka ya fue galardonada con el Premio de Excelencia Académica y, en paralelo, se destaca como Seleccionada Nacional de Skate.

Cuenta que el reconocimiento que le dieron en la UST Santiago “fue sorpresivo y emocionante. Estos dos años han sido en los que más trabajo he tenido, como mamá, como deportista y como estudiante. No tengo tiempo para nada y, aun así, tener ese reconocimiento fue un motor mucho más motivante para seguir con todo en la UST, en el deporte y en todo”.

“Con el reconocimiento académico exploté. Iba todo marchando tan bien en mi vida, que con ese premio exploté de emoción. Fue súper emocionante. Mi mamá lloraba en la ceremonia, porque ella me ve fuerte, me ve logrando todo lo que yo le dije que iba a ser algún día. Con mi hijo aún, quien ha sido mi motor”, afirma.

El resultado de su rendimiento se debe a que le “gusta mucho” su carrera, Ingeniería en Control de Gestión. “He tenido muy buenos profesores. Me he sentido apoyada por ellos y por el Jefe de Carrera, Carlos Calderón. Ha sido súper entretenido y me ha ido súper bien”, detalla.

Sello UST

La Seleccionada Nacional de Skate destaca el Sello UST, asegurando que la Casa de Estudios “se destaca en su preocupación y apoyo a sus estudiantes, porque he estudiado en otra universidad y no pasa eso. Siempre tienen las puertas abiertas para escuchar a los alumnos, te reciben con la mejor sonrisa”.

“Es bacán, uno se siente apoyada, uno se siente que si tiene un problema tiene a quien recurrir. Todo es súper abierto, ahí están para ayudarte y se nota”.

Por ello, entrega palabras de agradecimientos a la UST Santiago, destacando que “sus granitos de arena los valoro mucho. Me gustan mis profesores, mi jefe de carrera y el ambiente que hay en UST. Se cumple su slogan: Te valoramos, te exigimos y te apoyamos. Además, entienden mucho a las personas, son empáticos con los estudiantes. La parte humana en la UST es bacán”. 

El Centro de Alumnos y la DAE

Savka destaca que en la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) “también me apoyan mucho y están tratando de apoyarme por el tema deportivo, ya que el skate recién ahora es un deporte olímpico y aún no es muy reconocido. La Directora, Paula Virgilio, está tratando de ayudarme con eso. Se han portado muy bien. El Centro de Alumnos también me ha ayudado, gracias a ellos es que en la DAE supieron de mí”.

El motor de su energía

El día a día de la estudiante tomasina es intenso, con múltiples actividades, para lo cual debe levantarse muy temprano en la mañana, ya que debe ir “a dejar a mi hijo al jardín, tengo mis horarios listos para ir entrenar con la selección nacional, estoy ahí casi todo el día, luego voy al gimnasio y después me voy a la UST. Entreno todo el día, física y mentalmente”.

Sin embargo, se le ve contenta y afirma que “nunca me fue tan bien en todo como ahora, ni en la u, ni en lo social, ni en el skate. Ahora aprovecho al máximo todo. Cuando nació mi hijo, se convirtió en mi motor para todo. Lo veía a él y decía ´quiero patinar, quiero estudiar, quiero todo´. Es cosa de actitud y la felicidad se la crea uno”.

“Soy muy feliz, a pesar de todos los problemas cotidianos que uno tiene. Estoy muy contenta con lo que hago, vengo a la universidad contenta. Muchas veces me vengo antes, me tomo un café acá, puedo llegar a las 5 de la tarde, juego ping pong, después entro motivada a clases. Voy al gimnasio contenta, porque sé que va a rendir frutos, ando en skate contenta porque es lo que amo, veo a mi hijo y me carga las pilas todos los días”, agrega Savka, sonriendo.

En la misma línea, señala que “antes del entrenamiento, antes del estudio maniático de todos los días, antes de ser mamá, antes de todo lo que hago, está el amor por hacer las cosas. Amo andar en skate, me encanta estudiar, me encanta levantarme temprano y ver a mi hijo. Me gusta entrenar. Entonces, es eso lo que te da la motivación: el amor”.