Estudiante alemana

Isabelle, alumna de intercambio: “Los profesores de acá siempre están dispuestos a ayudarte”

Isabelle Spielkamp, joven alemana que estudia actualmente en la Universidad Santo Tomás de La Serena, se muestra agradecida por el apoyo que ha recibido durante su permanencia en el país y la ciudad.

Aprender otro idioma extranjero, además del inglés, y conocer otro país, fueron dos de las motivaciones de la joven alemana Isabelle Spielkamp para dejar su natal Essen y trasladarse a Chile a sumar nuevas experiencias a sus estudios de ciencias económicas en la Westphalian University.

Tras llegar a Chile, permanecer unos días en la capital y recibir el consejo de los académicos de la Universidad Santo Tomás, la joven se traslado a la sede La Serena, donde actualmente cursa asignaturas en la Escuela de Ingeniería Comercial.

¿Cómo te enteraste de la posibilidad de estudiar en Chile?

Yo quería ir a otro país y como en el quinto semestre de mi universidad en Alemania se nos da la posibilidad de trasladarnos, aproveché la opción porque yo quería aprender español, porque ya manejo el inglés. Además, pensaba en ir más lejos que España, y mi universidad tiene un convenio con la Universidad Santo Tomás, y esta alternativa me gustó.

“Aquí la gente es muy amable, y los estudiantes son buenas personas que me han integrado muy bien. Me invitan a las actividades que hacen cuando se juntan”.

¿Por qué decidiste estudiar en la sede La Serena?

Primero llegué a Santiago en agosto y el jefe de carrera me recomendó venir a La Serena porque sería una buena opción; y ahora estoy muy feliz en La Serena porque Santiago es muy grande y pasan muchas cosas, pero acá es más tranquilo y me gusta mucho.

Idioma y adaptación

¿Y te ha gustado la experiencia de estudiar acá?

Sí, la gente es muy amable, y los estudiantes son buenas personas que me han integrado muy bien. Me invitan a las actividades que hacen cuando se juntan, como salir, carretes, almorzar juntos, etc.

¿Te ha resultado difícil comprender los contenidos de tus estudios o era algo que ya conocías?

Es muy diferente acá, porque en Alemania asisten cerca de 200 estudiantes a una clase y el profesor sólo habla y enseña, y los estudiantes sólo escuchan. Acá el profesor quiere saber si los alumnos entienden, y eso es muy bueno para mí porque siempre están dispuestos a ayudarte.

¿Recomendarías vivir esta experiencia a algún compañero o amigo alemán?

Sí, aunque el español es un poco difícil. Los primeros días me costó mucho aprender este idioma y dar pruebas en español. Por ello recomendaría saber un poco de español antes de venir acá.