Gisel Lizama y proyecto Tomasinos Comunitarios: “Entregar bienestar a otras personas, es una experiencia que va a quedar grabada en mi memoria”

La estudiante de tercer año de Fonoaudiología lideró un proyecto adjudicado gracias a los fondos concursables de la Dirección de Asuntos Estudiantiles.

Vinculada desde joven al trabajo con la comunidad –es voluntaria de TeletónGisel Lizama completó los estudios de Técnico en Enfermería en el 2014. Sin embargo, quiso ir más allá y estudiar una carrera profesional. Por esta razón en el 2016 decidió matricularse en Fonoaudiología de la Universidad Santo Tomás, sede Concepción.

“Si bien el paso lógico al haber estudiado Técnico en Enfermería era estudiar Enfermería, mi paso por Teletón me hizo querer estudiar una carrera más ligada al área de la rehabilitación, donde sintiera que mi aporte al paciente iba a generar un cambio en su vida”, cuenta Gisel.

En Santo Tomás, comenta, ha podido desarrollar aún más su vínculo con las personas, sumándose a campañas de voluntariado y a proyectos sociales generados por la institución. Fue por esta razón que cuando se enteró de que la Dirección de Asuntos Estudiantiles, DAE, tenía disponibles fondos concursables, postuló sin dudarlo.

Tomasinos Comunitarios

Su proyecto, “Tomasinos Comunitarios”, vinculó a las carreras de Fonoaudiología y Nutrición y Dietética, y propuso la realización de dos visitas a la comuna de Quilaco, lugar al que por su labor en Teletón había visitado con anterioridad, dándose cuenta de las grandes necesidades y carencias que tenía su población.

“Nuestro proyecto busca entregar atenciones de salud a los adultos mayores y niños de Quilaco, que es una comuna que tiene muchas necesidades a nivel de profesionales de la salud, y de esta manera, prevenir o detectar enfermedades. Yo había conocido Quilaco por mi trabajo voluntario en Teletón, y sentí que cuando tuviera la oportunidad de ayudar, tenía que hacerlo”.

En este sentido, agradece el apoyo de la Universidad y de la DAE, pues desde un primer minuto sintió el respaldo de sus docentes para llevar a cabo el proyecto. “Tanto los profesores como la institución nos inculcan constantemente la vinculación con el medio, y en este caso, cuando comenté mi iniciativa a los profesores sentí su apoyo y disposición para llevar adelante este proyecto”.

Proyecto en marcha

De las dos visitas contempladas, los estudiantes de Fonoaudiología y Nutrición y Dietética ya realizaron una de ellas en agosto. Para Gisel, esta experiencia fue muy enriquecedora y gratificante, ya que, según explica, “uno llega a veces con algo de tristeza a los lugares, pero después se da cuenta de que pese a las circunstancias, las mismas personas a las que uno ayuda te dan la fuerza necesaria para trabajar”.

Junto a sus compañeros de Fonoaudiología y Nutrición y Dietética, Gisel espera realizar la segunda visita en octubre, motivados por la cálida recepción que han recibido en Quilaco y valorando la oportunidad de poder contribuir a otras personas. “Cuando uno se titula, recuerda cosas específicas de su paso por la universidad. En mi caso, poder compartir con los compañeros y entregar bienestar a otras personas a través de este proyecto, es una experiencia que va a quedar grabada en mi memoria”.