Semana Cero sede Puente Alto

Clases dinámicas y acompañamiento docente es destacado por alumnas nuevas

A horas de finalizar la Semana Cero 2021, tres alumnas nuevas de la carrera Técnico en Enfermería Gineco-Obstétrica y Neonatal del CFT Santo Tomás Puente Alto analizan su ingreso a la institución y su primer acercamiento a las clases a través de Aulas Virtuales y Microsoft Teams.

“Yo había estudiado otra carrera antes, pero no la terminé. Hoy tengo una guagua de 2 años y decidí estudiar TEGYN vespertino porque en el día hago teletrabajo, cuido a mi hijo y así en las tardes-noches puedo conectarme a las clases”, contó Karen Puentes.

“La Semana Cero ha sido bastante lúdica, los profesores nos han explicado todo lo relacionado a Teams y Aulas Virtuales, porque esto es nuevo para todos, pero también se han preocupado de darnos tips que, por simple que parezcan son de gran ayuda, como por ejemplo, la importancia de tener el escritorio del computador ordenado”.

En la misma línea, Katherine Aniñir, estudiante de la jornada vespertina, destaca “lo fluido que han sido los talleres, la forma en que los profesores han hecho las actividades y nos han guiado sobre aulas virtuales y Teams, respondiendo todas las dudas, es súper valorable”.

“Creo que adaptarnos a esta modalidad puede ser difícil, requiere más compromiso de nuestra parte, tanto en aprendizaje, en conocimiento hacia los profesores y compañeros, pero el que quiere, puede, y así lograr cada meta que uno se proponga”.

Adaptación y compañerismo

La Semana Cero fue el primer acercamiento a la modalidad virtual de las clases, dadas las restricciones sanitarias vigentes y a pesar de que las estudiantes no han podido conocerse en persona, las alumnas destacan el compañerismo experimentado.

“Lo que más me ha llamado la atención, hasta ahora, es el trato con las compañeras, ya que es la segunda vez que estudio una carrera mayoritariamente femenina y a pesar de no vernos físicamente, las compañeras han sido un 7, acompañándonos unas a otras en esta etapa”, destacó Carolainne Ávila.

Tanto la conexión con sus compañeras como la interacción con los docentes han sido clave para la adaptación a este año académico, con el que se da el primer paso a la realización de anhelos.

“Escogí esta carrera porque, tengo 32 años, 2 hijos y mi segundo parto fue en un Hospital Público; fui con mucho miedo por los mitos que rondan las maternidades, pero tuve una excelente experiencia con profesionales apañadores, tiernos, preocupados y yo quiero ser parte de ese cambio, de esa nueva generación de profesionales con otro chip, con otro trato a las pacientes, que son parte del cambio positivo en el sistema de salud chileno”, enfatizó Carolainne.