Los estudiantes de las 23 sedes de la Institución desplegaron su ayuda en Monte Patria –IV región– y en Mulchén –VIII región–, ambas localidades caracterizadas por sus altos índices de vulnerabilidad.

La solidaridad y el arduo trabajo fueron la tónica de la última versión de los Trabajos Voluntarios de Verano de Santo Tomás, que se llevaron a cabo de manera simultánea en dos grandes zonas nacionales, durante el 4 y el 11 de enero de 2018. En el norte, 214 alumnos de las sedes de Arica, Iquique, Antofagasta, Copiapó, La Serena, Ovalle, Viña del Mar y Metropolitana, viajaron a las localidades de Carén, Tulahuén, Huatulame, El Palqui y Chañaral Alto, pertenecientes a Monte Patria, comuna ubicada en la Región de Coquimbo.

Por otro lado, en el sur del país, participaron 161 estudiantes de Santo Tomás Rancagua, Talca, Curicó, Concepción, Chillán, Los Ángeles, Valdivia, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas. Los voluntarios trabajaron en las comunidades de Alhuelemu, Aurora de Enero, Munilque, O’Higgins y José Joaquín Pérez, pertenecientes a Mulchén, provincia del Biobío.

En tanto, el evento tuvo como principales organizadores a las sedes La Serena y Los Ángeles, bajo el liderazgo de la Vicerrectoría de Admisión y Asuntos Estudiantiles. En ambas regiones, los trabajos se concentraron en la construcción de mediaguas y su recubrimiento interno; intervenciones y mejoramientos de espacios públicos; construcciones de cobertizos, techos, camas, camarotes, bancas y juegos; y ampliaciones y cierres perimetrales de casas.

Voluntarios en acción

Según Juan Pablo Jacir, Director de Gobierno estudiantil y Acción Social de Santo Tomás, la participación de los estudiantes fue determinante para obtener un resultado exitoso durante esta semana de trabajo.

“Tuvimos alumnos que por primera vez hacían voluntariados y, para ellos, el impacto es muy grande porque viven una realidad completamente ajena a la suya. Generalmente, siguen yendo a otras versiones, ya que les gusta el trabajo, conocer a las familias y a los compañeros de distintas regiones con los que continúan manteniendo contacto”, aseguró.

Así es el caso de Fernando Oporto, alumno de Servicio Social del Instituto Profesional (IP) Temuco, quien, a la fecha, ha participado en siete voluntariados. “Este año me tocó ser subjefe y tuve a 35 estudiantes a cargo, debo decir que todos los trabajos son distintos y en cada uno se aprende algo diferente”, explicó.

Por su parte, Fabián Ale Ramírez, quien cursa segundo año de Técnico en Administración de Santo Tomás Ovalle, comentó que se siente “feliz de ser parte de un segundo voluntariado. Esta vez me dieron la responsabilidad de ser subjefe de grupo, me siento con un compromiso y un orgullo de cumplir con la Institución”.

Los estudiantes de intercambio también se sumaron al grupo de jóvenes voluntarios. Entre ellos, Shuxian Liang, quien llegó de China para estudiar español en Santiago, mencionó que una de sus principales motivaciones fue ayudar a las personas más necesitadas, como también, le pareció “una muy buena oportunidad de practicar el idioma y conocer a más chicas o chicos de la Universidad. Quiero conocer más Chile, la mejor forma es vivir y trabajar con los nativos”.

Las dificultades de una vida alejada

El principal propósito de los Trabajos Voluntarios es ayudar a las familias de localidades que poseen altos índices de vulnerabilidad y se encuentran en zonas geográficas alejadas, especialmente, a quienes por distintas razones no pueden optar a programas o beneficios gubernamentales. “En el norte, don Segundo, un caballero al que le construimos una mediagua, les decía a los voluntarios: ‘en dos días ustedes me construyeron lo que llevo esperando cuatro años’”, contó Juan Pablo Jacir.

Con este mismo fin, en Monte Patria, las cuadrillas de trabajo mejoraron una parte deteriorada de la vivienda de Ximena Toledo, la cual se encontraba vulnerable a la lluvia y la humedad. “La asistente social de la municipalidad vino un día y dijo que nos iban a ayudar con las piezas, pero mi papá se opuso y finalmente solo arreglarán una”, comentó Ximena, añadiendo que el trabajo de los estudiantes será muy beneficioso “porque así mi hija podrá estar en la pieza con su hijo, que necesita buenas condiciones para vivir”.

Otra de las familias favorecidas fue la de Sandra Acuña, quienes se encontraban como allegados donde una vecina después de que su casa la destruyera un fuerte temporal. “Creo que hay muchas familias que atraviesan por una situación similar a la mía y es una gran ayuda; estoy muy contenta, orgullosa porque la construcción anduvo rápido”, relató la beneficiada.

Acompañamiento y nuevas oportunidades

“Conocer la realidad del país, visualizar cómo aportar desde sus futuras profesiones y ser colaboradores de la realidad que el país requiere son algunas características de estos estudiantes, hecho que enorgullece a nuestra Institución”, dijo Jaime Vatter, Rector Nacional de la Universidad Santo Tomás, posterior a su visita a las comunidades de Monte Patria, en donde fue acompañado por los alumnos jefes de zona, autoridades locales y los rectores de las distintas sedes.

En su recorrido por las localidades, Vatter destacó que este tipo de iniciativas permiten “observar en la práctica el Sello que tratamos de inculcar en los jóvenes: ser buenas personas que aporten a la comunidad, a través de sus conocimientos y valores”.

Durante los Trabajos Voluntarios de Verano 2018, se buscó complementar la disposición de los voluntarios con los conocimientos propios de sus carreras. En Monte Patria, por ejemplo, un grupo de estudiantes de Enfermería supervisados por la dirección de la Escuela y profesores de la sede La Serena realizó chequeos generales a los habitantes de tres comunidades.

En esta oportunidad, Santo Tomás presentó dos proyectos a la Junaeb, adjudicándose fondos que financiaron las cuatro comidas diarias de los alumnos. “Para nosotros fue una noticia muy favorable para la institución, ya que logramos redireccionar recursos al área de construcción, los que nos llevó a ampliar la cantidad de familias beneficiadas”, aseguró Jacir.

En julio próximo se espera comenzar los Trabajos Voluntarios de Invierno que se desarrollarán en nueve zonas a lo largo del país.