La iniciativa contó con la participación de la joven escritora ovallina Anita Toro y diversas intervenciones culturales.

Luego de darse cuenta que no tenían interés por la lectura, un grupo de estudiantes ovallinas buscaron la forma de encantarse con los libros y elaboraron un proyecto artístico que las motivara a leer y que al mismo tiempo llamara la atención de sus compañeros. Gracias a los fondos concursables de la Dirección de Asuntos Estudiantiles, DAE, de Santo Tomás Ovalle, pusieron en marcha la iniciativa “Mi expresión, mi arte”, que convocó a más de 100 jóvenes.

Durante cuatro semanas Nayareth Olavarría alumna de primer año de Técnico en Trabajo Social dedicó parte de su tiempo y sus energías a coordinar y gestionar, junto a dos de sus compañeras, las actividades que formarían parte de la jornada de fomento a la lectura, que tenía como objetivo “mostrar a los alumnos que la lectura es esencial en nuestra vida y que gracias a ella podemos desarrollar y perfeccionar distintas habilidades y talentos”.

Muestra artística

La jornada contó con diversas expresiones artísticas y exposiciones vinculadas con la literatura, entre ellas la muestra de cuatro cuadros elaborados para la ocasión por el artista visual ovallino Kaai Alcayaga, quien comentó que “quería ser partícipe de esto, no tanto como un espacio hacia mí, sino que más para compartir,  el hecho de que los chicos hoy en día quizás no leen mucho, así que me impresiona que la mayoría que  estaba acá estuviese interesados, me presionó lo lleno que estaba, había mucha gente”.

A esto se sumó la interpretación de canciones por parte de la estudiante Priscila Beltrán, intervenciones de danza, una exposición sobre lectura digital realizada por la periodista Claudia Guerra y un conversatorio con la joven escritora ovallina Anita Toro.

En la oportunidad la joven escritora, que lanzó reciente su primera novela titulada “Mujer de blanco”, valoró el espacio que la casa de estudios dio al fomento de la lectura.

“Es súper bonito que la institución se preocupe por fomentar la lectura, porque en Chile es súper pobre las ganas de leer, por ende, la ortografía por lo general de los chiquillos deja mucho que desear. Iniciativas como esta incentivan que alguien se motive a leer, no necesariamente a escribir,  pero por lo menos a conocer un poco más y eso les hace ganar puntos como personas”.

Autocrítica

La necesidad de realizar este proyecto surgió cuando las estudiantes se dieron cuenta que entre sus compañeros existía una deficiencia en la comprensión lectora. “Nuestra carrera demanda mucha lectura y notamos que la actividad de lectura estaba bastante pobre y que los chicos no se motivaban a leer ni siquiera por una obligación académica, entonces por eso decimos trabajar esta temática”, comentó Nayareth Olavarría.

Al mismo tiempo, la joven reconoció que ella se encontraba entre este grupo de estudiantes que no sentían interés por leer.

“En realidad somos súper honestas porque las que impulsamos este proyecto somos personas muy malas para la lectura, entonces nuestra idea era cómo nos  conquistamos a nosotras mismas  y fue ahí,  que decidimos que debíamos poner las miradas del arte que nos apasionan, nos gustan y así poder conquistar al resto de nuestros compañeros y que todos sintieran esta necesidad de leer”.

Meta lograda

Para las ejecutoras del proyecto se cumplió con el objetivo de la jornada, ya que según Nayareth Olavarría lograron “conectar las emociones tanto de los expositores como de los alumnos, muchos alumnos preguntaron y se emocionaron con las distintas exposiciones”.

En tanto, Priscila Araya, Directora de Asuntos Estudiantiles felicitó a las jóvenes por el cumplimiento del proyecto. “El crecimiento que han tenido ellas durante el año,  en verdad que me llama la atención, porque es su primer año y desde que postularon al proyecto  han estado pendientes. Lo que entrega la DAE es un pequeño apoyo, pero toda la gestión, coordinación y ejecución la hacen ellos, para mí es muy grandioso porque han trabajado mucho.

Con respecto a los fondos concursables que entrega Santo Tomás,  a través de la DAE,  la estudiante de Técnico en Trabajo Social, dijo que “esta es una oportunidad que nos da el Instituto en la que se nota esta conexión, entre instituto y alumnos, una posibilidad de sentir que todos somos uno, que todos podemos hablar, que tenemos una expresión y tenemos que sacarla adelante. La posibilidad de postular a un fondo y que te den recursos para poder participar es súper importante”.

La actividad "Mi expresión, mi arte" se realizó con un salón auditorium lleno de estudiantes motivados por leer.

Interpretación de canciones por parte de la estudiante Priscila Beltrán.

Intervención del artista visual ovallino Kaai Alcayaga

Conversatorio con la escritora ovallina Anita Toro.

Más de 100 jóvenes participaron del proyecto de fomento a la lectura.

Autoridades académicas y docentes asistieron a la actividad organizada por estudiantes.