Clínica Jurídica UST Santiago: Estudiantes beneficiaron a más de 600 personas mayores

Las intervenciones de los alumnos de quinto año, en las comunas de Independencia, Estación Central y Santiago, forman parte del trabajo final de la asignatura, bajo la Metodología Aprendizaje y Servicio. “Una experiencia enriquecedora”, afirma la estudiante Melisa Belmar.

“Fue una muy bonita experiencia. Los adultos mayores son un grupo social bastante vulnerable. Esta ayuda que tiene la Universidad Santo Tomás es un gran aporte a la sociedad”.

Las palabras de Andrea García, estudiante de la carrera de Derecho, resumen su paso por la Clínica Jurídica de la UST Santiago, donde realizó trabajos prácticos en beneficio de personas mayores de las comunas de Independencia, Estación Central y Santiago en el marco de los convenios vigentes con el Centro de Apoyo al Adulto Mayor y Migrantes (CEAMI-UST).

La experiencia de Andrea y sus compañeros de quinto año forma parte del trabajo final de la asignatura Clínica Jurídica, bajo la Metodología Aprendizaje y Servicio. En sus presentaciones frente a una audiencia compuesta por docentes, autoridades municipales y estudiantes, dieron cuenta de sus intervenciones jurídicas realizadas durante el primer semestre, con las que beneficiaron a más de 600 personas.

Para Andrea no solo las personas mayores fueron las favorecidas, sino que “somos todos. Nosotros vamos a aprender y ellos también aprenden de nosotros”.

“Es una labor muy bonita. Estamos muy contentos de ejercer esta labor de servicio. Agradecidos de que la universidad nos dé esta oportunidad de aprender y ayudar”.

La Clínica Jurídica de la UST Santiago es un gran aporte a la sociedad. Los adultos mayores se sienten muy contentos de que los jóvenes lleguen a ayudarlos. Es una ayuda social, pero también cultural y emocional, porque ellos se sienten muy agradecidos. Se sienten queridos y considerados”, continúa.

Similar opinión tiene su compañera de curso Melisa Belmar, quien destaca que la experiencia en la Clínica Jurídica “ha sido enriquecedora. Es súper lindo ver cómo la gente te aprecia. Que valoren tanto el hecho de que los orientes con una gestión para solucionar sus problemas, que para ellos es casi inalcanzable, porque pagar un abogado es muy caro. Que la universidad te lo brinde en forma gratuita es súper bueno”.