“El Noble Tambor” cobra vida con estudiantes de Técnico en Educación Parvularia