En entrevista, participante del programa hizo un llamado a los equipos de salud a ser actores sociales, preocupados por entregar una atención integral.

En presencia de autoridades de la Universidad Santo Tomás, sede Los Ángeles, fue llevada a cabo la ceremonia de graduación del programa de Magíster en Salud Familiar y Comunitaria, cohorte 2015; instancia que significó una importante alternativa de perfeccionamiento para profesionales de la salud de la Provincia de Biobío.

En la ocasión, la Directora del programa de Magíster, Consuelo Valencia Aravena, felicitó a los graduados por haber visto la necesidad de ampliar conocimientos sobre el modelo de salud familiar chileno; estudios que, comentó, sin duda les ayudará a resolver muchos problemas de la población más vulnerable del país, convirtiéndolos en colaboradores activos y necesarios en la lucha por entregar dignidad y calidad de atención a toda la comunidad.

Entrevista

En la voz de José Eduardo Alarcón Vargas, ex alumno del programa y Psicólogo, quien hace diez años se desempeña en un Centro de Salud Familiar en Angol, se refirió en torno a este importante momento, mostrándose feliz y agradecido, por todos quienes fueron parte de la experiencia de aprendizaje en torno al modelo de atención integral en salud de carácter familiar y comunitario.

¿A quién agradecerías este logro profesional?

Resulta justo agradecer a todas las personas que se cruzaron en este proyecto, entregando su apoyo, compañía y tolerancia. Lo logrado no fue sólo por nuestras capacidades, sino también por nuestras familias, amigos, compañeros, profesores, jefes y compañeros de trabajo; principalmente motivados por nuestros usuarios, ya que todo lo aprendido servirá para resolver sus requerimientos, contribuyendo a la garantía efectiva del derecho a la salud en cada una de nuestras comunas. Todos ellos, nos han permitido llegar acá y les debemos estar agradecidos.

¿De qué manera el Magíster en Salud Familiar y Comunitaria, hoy es un aporte al ejercicio de la profesión?

Fue un muy buen programa, totalmente recomendado. Gracias al programa de magíster, he obtenido mayores herramientas para desarrollar el modelo, en este caso con mi comunidad y el territorio, ya que desde mi rol soy encargado del modelo de atención integral con enfoque familiar, para el desarrollo de la atención integral en Centro de Salud Familiar Piedra del Águila de Angol, reconocido en el país por la implementación del modelo de salud familiar.

Entre los graduados somos varios los que nos encontramos trabajando en salud. Así, algunos somos psicólogos, otros enfermeros, kinesiólogos, asistentes sociales, terapeutas ocupacionales; todos quienes nos encontramos aplicando el conocimiento aprendido. Por ello, es justamente en este momento de nuestras vidas, en que estamos preparados para potenciar y mejorar la situación de la salud en Chile, generar cambios y reflexionar sobre el ideal de profesional que queremos alcanzar.

Todos hemos presenciado situaciones en que la atención a un paciente ha dejado bastante que desear, donde ésta no se ha centrado en la persona, sino que, en la enfermedad. Entonces sabemos que el sistema debe ser reformado, y que con las herramientas que adquirimos en este Magíster, nos corresponde esforzarnos para ello.

El sistema público nos necesita desesperadamente y debemos hacer nuestro trabajo con amor. Si amamos nuestra labor y lo llevamos a cabo con cariño y preocupación por el otro, a pesar de lo agotador y frustrante que pueda ser, nos sentiremos satisfechos al final del día y seremos mejores profesionales y personas.

Como dijo Humberto Maturana “Sin aceptación y respeto por si mismo uno no puede aceptar y respetar al otro, y sin aceptar al otro como legítimo otro en la convivencia, no hay fenómeno social”.

¿Qué mensaje entregarías a la comunidad que trabaja en salud?

La gran necesidad del país está en el sistema público, por lo tanto, necesitamos más profesionales con esta línea de trabajo, que principalmente se enfoque en la participación social de la comunidad, velando por una atención pensada en las personas, dando continuidad de cuidado, que son los principios irrefutables que tiene el modelo que impartió el Magíster de Santo Tomás.

Nosotros tenemos que preocuparnos por mejorar el trato al usuario, establecer un mayor vínculo y cercanía con el paciente, generar satisfacción y mejorar la resolutividad, que es lo típico que se cuestiona siempre en los hospitales y sistema público.

¿En términos simples, cómo describirías este programa de Magíster?

Este programa busca que la atención de salud sea un proceso integral y continuo, que centre su atención en las personas y en sus familias, priorizando actividades tanto de promoción de la salud, como de prevención de la enfermedad y entregándoles herramientas para su autocuidado.

Su énfasis radica en tres ejes: la promoción de estilos de vida saludable, en fomentar la acción intersectorial y en fortalecer las responsabilidades familiares y comunitarias, a fin de mejorar las condiciones de salud.