Irmgard Paris ofreció tres charlas en establecimientos educacionales de la XXII Semana Nacional de la Ciencia y Tecnología.

Acercar al mundo escolar con la comunidad científica es el objetivo de “1000 científicos, 1000 aulas”, actividad en la cual los investigadores ofrecen charlas a estudiantes para compartir sus experiencias y explicar en qué consiste su trabajo. Este año, la docente del Departamento de Ciencias Básicas de Universidad Santo Tomás Viña del Mar, Irmgard Paris, participó visitando tres establecimientos educacionales de Limache y Quillota en el marco de la celebración de la XXII Semana Nacional de la Ciencia y Tecnología.

Su primera charla se llevó a cabo en la Escuela Básica Tte. Hernán Merino Correa D-376 de Limache, donde presentó el tema “¿Puede la dieta y el ambiente alterar nuestros genes?”.  Según explicó la académica, su objetivo fue explicar a los alumnos cómo nuestro ambiente y la dieta pueden afectar la expresión de nuestros genes. “Se destacó la importancia de una alimentación saludable para evitar el desarrollo de enfermedades y cómo mecanismos epigenéticos podrían cumplir un papel relevante”, manifestó.

Posteriormente, expuso sobre “¿Existen las carreteras celulares? Una mirada hacia el citoesqueleto”, charla que ofreció en el Colegio Técnico Alianza Educacional De Lima, de Limache, y en la Escuela Niño Jesús De Praga, de Quillota.

“Estas charlas tuvieron como objetivo explicar a los alumnos cómo los microtúbulos cumplen un rol significativo en el transporte y distribución de organelos en la célula. Se describió la importancia de las proteínas motoras para transportar diferentes tipos de cargas celulares donde cualquier alteración en estas estructuras podría generar un verdadero ‘terremoto celular’, indicó, agregando que “esto podría desencadenar  no sólo un deterioro en las funciones energéticas de la célula sino que también en los mecanismos que permiten eliminar los desechos celulares, por mencionar algunos. Finalmente, se explicó a los alumnos como algunas patologías podrían estar relacionadas con alteraciones del citoesqueleto”.

Interés por la Ciencia

En estas tres charlas el público estuvo conformado principalmente por alumnos de enseñanza básica (sexto, séptimo y octavo), quienes mostraron un genuino interés por las exposiciones y por la ciencia en general, lo que se vio reflejado a través de las preguntas que al término de cada jornada plantearon a la docente Irmgard Paris.

“Son los niños más chicos los que hacen más preguntas y muestran más entusiasmo. Yo he participado varias veces en esta actividad y creo que esta vez la experiencia fue muy positiva porque hubo mucha participación. Además, fue una muy buena idea llevar estas charlas a las comunas del interior, que generalmente quedan un poco al margen de estas iniciativas”, señaló.