Pasantía en el extranjero

Alumno UST y su pasantía en España: “Como experiencia te permite conocer otras realidades y generar redes que no se permiten acá”

Estudiante de Ingeniería Comercial en la Universidad Santo Tomás Los Ángeles, Pedro Pablo Muster tuvo la oportunidad de cursar parte de su carrera en Ávila, España. Viajar al extranjero no estaba dentro de sus planes, mucho menos realizar un intercambio estudiantil en otro país.

Sin embargo, la vida dijo otra cosa. El Jefe de Carrera y director de la Escuela de Ingeniería Comercial llamaron a Pedro Pablo para ofrecerle la posibilidad de hacerlo.

“Me dijeron si estaba dispuesto a postular y ahí recién me lo planteé. La verdad es que fue más que nada porque pensé que eso me podría ayudar mucho en lo que es la formación y postular a trabajos en el futuro, además de vivir en el extranjero, abrir la perspectiva y conocer otras realidades”. Relató el alumno que acaba de terminar su cuarto año en dicha carrera.

“Lo vio como una oportunidad y la aprovechó, especialmente porque en la universidad que estudiaba antes “jamás se dieron esas oportunidades”, sostuvo Pedro.

Fue así como armó sus maletas y partió por un semestre a estudiar a la Universidad Católica de Ávila, en España.

Beca Programa Experiencia Internacional Santo Tomás

-¿Qué significó para ti el que Santo Tomás Los Ángeles te brindara esa oportunidad?

Que la Universidad dé esa posibilidad, para mí es súper enriquecedor; quiere decir que estoy haciendo las cosas bien y que hay opciones, hay oportunidades que te brinda la Universidad y que no encuentras en otras.

-¿Agradecido de Santo Tomás Los Ángeles?

Si, me han tratado súper bien. No esperaba obtener las buenas respuestas que he tenido académicamente hablando y también como formación de habilidades más blandas o incluso con la oportunidad de ir a estudiar al extranjero.

-¿Cómo fue la experiencia?

Súper buena; la verdad es que no tuve ningún problema. La Universidad allá era internacional, entonces tenía todo para que se pudieran dar bien las cosas. Los profesores eran muy atentos y considerados con uno que era extranjero y, en cuanto a lo que es materia, nunca fue tan complicado.

Las herramientas que da Santo Tomás te permiten desenvolverte súper bien en el extranjero o universidad; por lo menos en la que yo estuve, no tuve ningún problema.

-El ambiente allá, ¿cómo era?

Era grato. El español en general no es tan cercano; en Chile, por ejemplo, nos invitamos a las casas a hacer cualquier cosa o, por último, a pasar la tarde. Allá eso no ocurre; son muy amables y muy simpáticos, pero no son de invitarte a la casa. O nos juntamos afuera o cada uno hacía su vida pero no tuve ningún problema con eso.

Igual estuve con tres chilenos más y nos hicimos bien amigos de un mexicano y un turco que eran más perecidos a nuestra cultura y nos hicimos más cercanos.

-¿Era muy diferente el ambiente académico entre ambas universidades?

Allá los cursos son súper pequeños: 6, 10, 12 alumnos máximo. Me tocó un curso que era grande, como de 40 alumnos, pero fue uno de los cuatro que tomé. Las herramientas audiovisuales eran las mismas, las salas eran un poco más grandes allá, con mesones más que con escritorios individuales pero el resto, lo mismo. La biblioteca era chiquitita pero había de todo.

-¿Y en cuanto a los académicos?

El nivel de educación era un poco mayor porque son todos doctores y lo bueno que tenían era que explicaban muy simple; ellos tienen otras herramientas, todos usan manuales a medida, hechos por ellos, entonces ahí está lo más técnico. La dinámica en clases era mucho más de conversación, simple de poder entender y más práctico. Entonces, no se hace tan difícil.

Estudiar en España

-¿Por qué España y no otro país?

Lo escogí por el tema del idioma, porque es más fácil. Pese a que tengo un buen manejo de inglés no es tan avanzado como para ir a estudiar y no quería perder un semestre. Además, la universidad ya tenía antecedentes de una chica de Victoria que se fue a esa misma universidad, entonces ya estaban los papeles y era mucho más fácil poder lograrlo.

-¿Te gustaría volver?

Sí, ojalá a especializarme a España o a cualquier otro lado. En el fondo, lo que me permitió la experiencia fue quitarme el susto de irme a otro país solo, pero ya no tengo ningún problema, lo haría feliz.”

-¿Recomendarías la experiencia?

Sí. Como experiencia, es súper enriquecedora; te permite conocer otras realidades, culturizarte mucho más y generar redes que no se dan acá.

-Obtener buenas notas quizás podría ser un consejo para los cursos menores o para quienes estén recién entrando a estudiar…

Si bien me preocupan las notas, tampoco andaba con ese objetivo al principio. Cuando ingresé a la carrera, ese no era el objetivo, pero después se dio que cumplía con el requisito y lo pude lograr.

De todas maneras, yo sé que muchos dicen que las notas no importan y la verdad es que, en estas ocasiones, sí importan y son herramientas súper útiles, que uno no siempre tiene en consideración. Por lo mismo, sí recomendaría que se preocuparan de eso.

-¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería Comercial?

Antes había estudiado derecho y la verdad es que no me gustaba, no me fue muy bien. Me salí y me puse a trabajar un año; en eso trabajé en una tienda de ropa en Santiago y me tuve que hacer cargo de ella, partiendo con lo más básico que era partime y terminé como subjefe. Tenía que ver muchos temas comerciales, más de gestión, de números. Me gustó esa área, me fue bien y dije: “vamos a probar con Ingeniería Comercial” pero, en el fondo, ya tenía una experiencia previa.

-¿Qué es para ti Santo Tomás?

Creo que en Santo Tomás se ve un fenómeno que es bastante aislado del resto de las sedes; en el fondo, acá se ve que viene gente a estudiar de lugares cercanos. Encuentro que es mejor vista, quizás, que otras sedes.

Eso igual te ayuda no sólo en el ambiente de estudio sino que, también, con el hecho de que tenga todas las herramientas que quizás no se valoran tanto en otros lados como, por ejemplo, el que tenga un casino apto, que tenga la opciones de becas.

La infraestructura quizás se está quedando un poco chica pero un poco por lo mismo; estamos hablando de que hay mucha gente que llega a estudiar acá y las universidades que compiten en Los Ángeles ya no son lo mismo.

-¿Qué sentiste cuando te dieron la noticia de que habías sido favorecido con la beca?

No pensé que iba a ser tan rápido el proceso. Postulé  al Programa de Experiencia Internacional, por ejemplo, un día viernes y el miércoles de la semana siguiente me dijeron que estaba ok, que había salido la beca.

Me pilló bien de sorpresa pero ya lo tenía conversado con mi familia cuando me llamaron. Ellos me apoyaron, me dijeron que tenía que aprovechar, que me fuera; fue súper grato para todos.

-¿Cómo fue el arribo a un país desconocido?

Por un tema familiar, mi hermana se fue a estudiar a España con mi cuñado, hicieron amigos allá entonces para mí no fue tan difícil llegar. Me contacté con uno de sus amigos -a todo esto- había viajado a Chile con su familia, éramos bastante amigos. Él me fue a buscar, me llevó a casa, me mostró un poco el recorrido, me llevó allá porque él vive en Madrid y no fue todo tan de golpe. Yo igual había vivido pseudo solo, lejos de mis papás, entonces tampoco fue tan chocante eso.

En cuanto a la dinámica de una ciudad que, en cierto modo es totalmente distinta a la de uno, cuesta adaptarse un poco, pero yo vergüenza no tengo entonces iba y preguntaba no más.

-¿Qué es lo que más te gustó de la ciudad?

Lo que más me gustaba es que era tranquila. De partida, la ciudad donde estaba tenía una historia súper grande y, en el fondo, como que respirabas cultura: ibas caminando y había una muralla, veías un castillo, entonces era súper grato. Las últimas semanas salía a caminar solo para recordar el paisaje, porque sabía que no lo iba a ver en mucho tiempo, era muy lindo todo entonces se hace todo más fácil así.

-Además, ¿pudiste visitar otros lugares?

Dentro de España, fui a Sevilla aunque fue más que nada Andalucía; obviamente Madrid y Barcelona. También Europa en general, recorrí harto.

-¿Qué significó para ti la oportunidad de perfeccionarte en otro país?

Es súper enriquecedor, no sólo en materia de educación. Creo que me formé como una persona más íntegra; uno madura, se da cuenta de lo que realmente es importante y yo por lo menos,trato  de fijarme en esas cosas y no quizás en cosas más superficiales como lo veía antes.

En el ámbito académico encontré que aportó mucho y me sirvió, ahora, para mi práctica profesional que la hago este verano.

-¿Cuál sería el mensaje que le entregarías a los futuros postulantes?

Esto es un proceso, entonces tienes que ir trabajando a diario para poder lograr cosas.

Si uno trabaja de forma responsable y esforzándote, los resultados vienen solos y más aún si eres apoyado por  una universidad que te da oportunidades. Hay que aprovecharlas, no dejarse estar ni pensar que no se pueden conseguir cosas tan fáciles y más aún si uno está en una ciudad como ésta, que eso no sea un impedimento.