El estudiante logró medalla en la competencia de clavados de los recientes Juegos Odesur

“En la Escuela de Kinesiología me han potenciado de tal manera, que me motivan mucho a estudiar. Aun cuando estoy viajando y compitiendo, sé que tengo que estudiar, porque tengo un compromiso con la carrera y UST”. El clavadista Diego Carquín acaba de lograr medalla de plata en los Juegos Odesur en Bolivia, pero sus palabras reflejan gran nivel de responsabilidad para no perder el foco: sus estudios en la Universidad Santo Tomás Santiago.

El deportista de alto rendimiento cursa ya su tercer año de carrera, becado gracias a un convenio que tiene la casa de estudios con el Comité Olímpico de Chile, y cuenta que entró a estudiar a la UST Santiagoporque sentía que apoyaba mucho al deporte“.

“El enfoque que yo quería darle a la Kinesiología era muy deportivo. Por eso conocí la carrera. Me gustó mucho que, desde el primer año, se estaba potenciando y hablando de deportes de alto rendimiento”.

“Me sentía muy a gusto con lo que estaba estudiando, porque era el enfoque que yo le quería dar, siendo que Kinesiología es muy amplio, ya que puede abarcar muchas áreas, respiratorio o geriatría, pero el alto rendimiento es una de las especialidades de esta Universidad. Además, me he sentido muy cómodo con los profesores, con el jefe de carrera, quienes me ha ayudado muchísimo”, complementó.

Exigencia y familia

Diego asegura que el hecho de estar estudiando becado es “una exigencia extra, ya que hay que mantener ese estatus de deportista de alto rendimiento y buen rendimiento académico. En la escuela vieron potencialidades en mí y que podía lograrlo. Sé que lo que estoy haciendo es lo que quiero ser, mezclando mis vocaciones, tanto en lo deportivo como en lo académico”.

“Complementar el deporte de alto rendimiento y el estudio, pero además mantener un buen nivel académico, es muy complejo. El deporte de alto rendimiento es muy demandante en la parte física. Dormir poco, levantarse temprano y no tener el descanso adecuado, en clases pasa la cuenta a veces”.

En esos momentos, afirma, su familia ha sido fundamental, ya que “salir temprano en la mañana y volver en la noche a tu casa, para arreglar los temas de la U para el día siguiente y aprovechar de estudiar algo, no lo podría lograr sin mi familia. El apoyo que tengo de mis papás en ese sentido es esencial”.

Sello Santo Tomás

El estudiante cuenta que, en sus tres años estudiando Kinesiología en la UST Santiago, ha tenido cátedras que le han dado sentido a su vida, como es el caso de “los ramos de Cultura y Valores o Persona y Sentido, que son parte del Sello Santo Tomás”.

“Realmente te cambian el pensamiento. Te vas dando cuenta hacia dónde va tu vocación, a quién quieres ayudar y cuál es el objetivo en tu vida”.

“El Sello Santo Tomás ha cambiado un poco mi pensamiento, entendiendo que el deporte de alto rendimiento es muy elitista, donde hay que ser primero, ganar y ganar. Pero, aquí en la Universidad Santo Tomás, he aprendido a que no todo es ganar y que tenemos otra misión, con lo que podemos lograr cosas más importantes en la vida. Con mayor sentido”.

Continuidad de estudios

Diego Carquín tiene claro sus objetivos a futuro, una vez haya terminado de estudiar y convertirse en Kinesiólogo de la UST Santiago. “Me gustaría seguir perfeccionándome, obviamente primero terminar mi carrera y gozar del deporte lo que más pueda. Sé que la UST tiene convenios con universidades en el extranjero. Quizás realizar un postgrado en España u otro país, ya que esto no dura 5 años, hay que seguir estudiando. Es un proceso que te prepara para la vida misma”, sentencia.