La iniciativa, que se realiza mensualmente desde inicios del 2017 es organizada por la carrera de Técnico en Laboratorio Clínico, Banco de Sangre e Imagenología en conjunto con el equipo del Banco de Sangre del Hospital Base San José de Osorno, con el fin de concientizar a la comunidad educativa sobre la donación voluntaria.

Como ya viene siendo una tradición, la carrera de Técnico en Laboratorio Clínico, Banco de Sangre e Imagenología del Centro de Formación Técnica Santo Tomás (CFTST), en conjunto con el Banco de Sangre del Hospital Base San José de Osorno, vienen realizando desde hace un tiempo colectas de sangre voluntarias en dependencias de la institución de educación superior, instancias que han contado con una amplia la participación de alumnos, docentes y administrativos.

Al respecto, Nadia Santana, jefa de la carrera, indicó que el objetivo principal es recolectar sangre para pacientes que la necesiten, ya sean hospitalizados o ambulatorios, de la Unidad de Medicina Transfusional del Hospital de Osorno. Además, precisó la docente,

“Se busca crear conciencia en la comunidad tomasina de la importancia de donar sangre, no solo cuando lo necesita un familiar, sino que en ayuda de quienes lo requieren constantemente”.

Santana, destacó que cuando se ha realizado esta actividad ha participado activamente toda la comunidad tomasina, “lo cual nos deja conformes, sobre todo porque podemos realizar una actividad social en la que se involucra toda la comunidad Santo Tomás de forma altruista con la participación activa de nuestros alumnos, con el afán de subir las cifras de donación voluntarias las que para el 2016 no superaban el 16% del total de donantes en la provincia”.

Carrera Técnico en Laboratorio Clínico, Banco de Sangre e Imagenología

De paso, la académica enfatizó también en que este tipo de actividades refuerzan el modelo pedagógico que busca favorecer a los alumnos, ya que “dista de lo convencional, poniendo el énfasis en un aprendizaje activo, donde nuestros estudiantes se trasforman en los protagonistas de su enseñanza y el docente en un guía durante el proceso de su formación”, afirmó.

Nadia Santana, agregó que durante los años en que desarrollan su carrera (2,5), los alumnos realizan tres prácticas curriculares más una práctica profesional, “lo que les permite desarrollarse en distintos ámbitos profesionales como la colaboración en laboratorios de Centros de Salud Familiar, hospitales, instituciones privadas, en clínicas veterinarias y fitocosmética de investigación entre otras. Además, pueden ejercer un rol como técnicos en las diversas áreas de imagenología, rayos, scanner y resonancia, por ejemplo, así como también en apoyo en Bancos y Centros de Sangre y Unidades de Medicina Transfusional (UMT)”.

Finalmente, la jefa de carrera de Técnico en Laboratorio Clínico, Banco de Sangre e Imagenología, hizo hincapié en que toda la vinculación que se realiza con la comunidad en general “tiene la finalidad de afianzar el perfil de egreso de nuestros estudiantes, de modo de que sean capaces de abordar situaciones y resolver problemas relacionados con el ámbito de acción de la organización en la que desenvuelve, aplicando competencias técnicas propias del área y las relacionadas con la adaptación, comunicación, colaboración eficiente con el equipo de trabajo y el compromiso personal y grupal”, concluyó.