Marcela Gómez Ceruti, Directora de Ovisnova:

Ovisnova finaliza con cuentas alegres el año 2017

El Centro de Innovación y Desarrollo para los Ovinos del Secano focalizó su trabajo de este año en cinco ejes que permitieron ejecutar proyectos, realizar capacitación y transferencia tecnológica y contribuir a la formación académica de alumnos y egresados.

A pocos días de finalizar el año, la Directora del Centro de Innovación y Desarrollo para los Ovinos del Secano, Ovisnova, de la Universidad Santo Tomás Talca, Marcela Gómez Ceruti, hizo un balance sobre el trabajo realizado, los logros alcanzados y los desafíos que esperan enfrentar durante el 2018.

¿Qué hitos marcaron el año 2017 respecto a la evolución de Ovisnova?

Ovisnova tiene ejes de acción como Centro de Investigación: los proyectos de investigación más desarrollo e innovación, la prestación de servicios y asesorías, la transferencia de nuevas tecnologías, la ejecución de actividades de difusión y extensión y la formación académica a nivel de pre y postgrado. En cada uno de estos ejes proponemos anualmente algunas actividades a realizar que tienen que ver con el desarrollo de sectores del secano altamente vulnerables. Entonces si revisamos nuestro trabajo debemos hacerlo analizando cada uno de estos ejes.

Ovisnova 2017 Uno de los ejes importantes para nosotros es el primero de ellos, ya que veníamos ejecutando algunos proyectos que nos habíamos adjudicado, tres para ser exactos. Entre ellos estaba el proyecto “Predios de referencia en el Maule“, que finalizamos este año, con la asesoría del Instituto de Ganadería de Francia. Lo interesante de los proyectos es que no solo hacemos un trabajo en terreno con productores, sino que también involucramos a asesores, profesionales, instituciones públicas e incluso alumnos. Otros de nuestros proyectos son los que se están ejecutando en la Sexta Región: el primero es el de “Capital humano para la ruta textil“, que rescata el patrimonio de mujeres artesanas y el otro, es el de “Sello merino para la ruta textil“, donde estamos rescatando la fibra de los animales de raza merino presentes en O´Higgins como patrimonio genético. El primero de estos proyectos finaliza en abril de 2018 con hitos muy importantes, como es la formación de la Ruta Textil, y el segundo en febrero de 2020, en el cual estamos trabajando con la Asociación de Merino Australiano. Lo interesante de estas líneas que estamos desarrollando es que es un trabajo muy práctico de terreno que genera una línea de investigación aplicada y que involucra trabajar con nuestros alumnos en forma permanente.

¿Cómo ha sido la recepción de las personas beneficiadas con los proyectos que ejecuta Ovisnova? 

Fantástica. En la Región de O’Higgins yo creo que Ovisnova y Santo Tomás se han posicionado muy bien con estos proyectos no solo porque nosotros generamos ahí un núcleo de trabajo con productores que es muy interesante sino porque además involucramos a las instituciones.

Así vamos sacando nuevas líneas de investigación. Este año empezamos con algunas que el próximo se van a consolidar, como agricultura regenerativa, mejoramiento de recursos forrajeros para ovejerías de secano y vinculación de jóvenes, además de nuevos proyectos para continuar líneas de mejoramiento genético y a partir de eso desarrollar nuevas líneas de investigación aún más interesantes. Y lo que es muy fuerte para nosotros es trabajar en especializar a nuestros alumnos en estas líneas temáticas.

Expectativas de Ovisnova para el mediano plazo

¿Habrá alguna visita destacada especial durante 2018 que se puede adelantar?

Sí, el próximo año viene nuevamente el Presidente Mundial de criadores de ovejas Merino, Tom Ashby; y nosotros iremos a Uruguay a un seminario al que estamos invitados en el mes de abril como Centro Ovisnova, sobre raza merino.

¿Cuáles son las expectativas de Ovisnova para el mediano plazo?

Creo que lo interesante de Ovisnova a mi juicio, son la diversidad y los distintos ámbitos que podemos abarcar. Entonces de Ovisnova se espera que continuemos y profundicemos nuestras líneas de investigación aplicada, tenemos que meternos mucho más en desarrollar y aportar con nuestro trabajo y especialización en sectores vulnerables del secano para lo cual ya tenemos un avance para el próximo año. De hecho ya tenemos un convenio firmado con la Corporación de Desarrollo Productivo del Maule, entonces el próximo año vamos a profundizar este trabajo en el secano del punto de vista de la vinculación directa con el medio y eso nos va a permitir además potenciar nuestras líneas de investigación e innovación.  En la Región de O’Higgins de seguro, dado los buenos resultados que estamos teniendo, vamos a volver a presentar algunos proyectos que no fueron aprobados en primera instancia. Es claro  que Ovisnova se puede potenciar en los ejes de acción que mencioné al principio.

¿Cuál es el aporte de Ovisnova a nivel país?

Creo que Ovisnova a nivel país lo que hace es marcar una pauta de desarrollo estratégico para el rubro ovino, que podríamos decir que está en un nivel de crisis en la zona centro-sur por problemas de mercado. Nosotros como Ovisnova el trabajo que estamos desarrollando es dar las pautas para ordenar este rubro en una forma estratégica que permita que sea más competitivo a nivel nacional.

Además y no menos importante, es que estamos fuertemente comprometidos con el tema cambio climático y degradación de suelos en sectores de secano, que compromete también la competitividad de los sistemas productivos, y su sustentabilidad. A través de lo que hacemos vamos entregando elementos desde el punto de vista tecnológico, de gestión y de mercado para que los productores se vayan ordenando y puedan tener algunos lineamientos estratégicos para ir mejorando la competitividad de este rubro.

Por último, creo que es súper importante a nivel país que nosotros como Ovisnova estemos trabajando en una línea de desarrollo que es global y que lo que hace es potenciar fuertemente la parte educativa porque tomamos a los alumnos y les enseñamos a tener una mirada estratégica. Creo que aportamos con elementos que pueden permitir que este rubro se posicione y pueda en algún momento volver a ser competitivo en un marco de protección de recursos naturales, de desarrollo del sector productivo, pero también para los nuevos profesionales  y jóvenes que se interesen en esta línea de especialización, y que deben ser los agentes de cambio.