Macetas biodegradables logran dar valor agregado a pomponales del sur

La ejecución del Proyecto “Producción de Macetas Biodegradables a partir de residuos de musgo Sphagnum magellanicum y celulosa reciclada: desarrollo de nuevos productos desde la Región de Los Lagos para el mundo”, buscó dar valor agregado y sustentabilidad al musgo pompón.

El proyecto financiado por el Gobierno Regional de Los Lagos, a través de su Fondo de Innovación para la Competitividad -FIC– titulado “Producción de Macetas Biodegradables a partir de residuos de musgo Sphagnum magellanicum  y celulosa reciclada: desarrollo de nuevos productos desde la Región de Los Lagos para el mundo”, ejecutado por los investigadores de la Universidad Santo Tomás, a través de su Centro Acuícola y Pesquero de Investigación Aplicada -CAPIA-. permitió la elaboración de macetas biodegradables que se confeccionaron con la mezcla del desecho del Sphagnum magallenicum -también conocido como musgo pompón- y celulosa reciclada.

La directora de la iniciativa, profesora Christel Oberpaur explicó que el musgo pompón es utilizado principalmente para el cultivo y mantención de flores de lujo como la orquídea, por ejemplo, dada su alta capacidad de retención de agua. Actualmente, es muy requerido por mercados como China, Taiwán, entre otros, donde se exporta la mayor parte de la producción nacional. Su explotación ha generado trabajo a numerosas familias de la región, sin embargo, se hace necesario que los productores aprendan a hacer un manejo sustentable de este recurso, cuya renovación es relativamente lenta. “Esta actividad se inició en la zona de Maullín y Chiloé, y desde ahí se ha trasladado a otras zonas del país donde, con mucha preocupación, vemos que también se llevaron malas prácticas de su manejo”, subrayó.

Manejo sustentable del musgo pompón

Para enfrentar esta situación, la Universidad Santo Tomás, a través de CAPIA, desarrolló un primer proyecto para enseñar el manejo sustentable de este recurso, generándose un manual “que hoy vemos ha tenido buena recepción y está siendo utilizado por muchos productores”, señaló Oberpaur.

El mismo estudio hizo ver que entre un 12 a un 15% de la producción era desechado, lo que se traducía en una pérdida de 80 hectáreas de musgo. Con este antecedente, se postuló el proyecto de las macetas basada en la idea del productor Tomás Ovando, que en el sector Los Pinis de Calbuco tiene un pomponal. 

“El mercado de esta maceta biodegradable serían los viveros, especialmente los forestales, ornamentales y hortícolas, que tendrían la opción de reemplazar las bolsas plásticas por estos envases que permiten ser enterrados junto a la planta, evitando que esta se estrese con el trasplante”, explicó.

La investigadora añadió que en el mercado no existen macetas hechas con el musgo Sphagnum magallanicum, pero sí hay macetas biodegradables hechas con turba o con fibra de coco que son importadas. “Esta es otra ventaja sobre las de plástico, ya que al descomponerse el material también sirve como abono para la misma planta”, resaltó.

Christel Oberpaur indicó que el proyecto permitió la puesta en marcha de una planta piloto que confecciona las macetas y que se espera que en el futuro se puedan fabricar modelos de otros tamaños. “Cada vez se le exige más a la agricultura ser sostenible, por lo que creemos que, en el mediano plazo, este tipo de productos van a ser más demandados, sobre todo por los agricultores con una conciencia ecológica desarrollada”, dijo.

Primera etapa del proyecto

Tomás Ovando, gerente de la pymeMirada Orgánica”, manifestó sentirse lleno de orgullo al cerrar lo que considera es la primera etapa de muchas más que vendrán de la puesta en marcha de la planta de macetas a base de musgo pompón. “Estoy convencido que proyectos como este son muy importantes para la generación de empleo, la recuperación de humedales hoy devastados por malas prácticas y la generación de valor en beneficio de nuestros trabajadores, nuestra comunidad y nuestro país. Iniciativas como esta son la base para la reactivación económica, ya que se proyectan mucho más allá de la entrega de recursos por parte del gobierno regional”, expresó.

Agregó que para su realización necesitó “de la unión del Estado, la universidad y la empresa, lo que ha potenciado enormemente esta iniciativa, por lo que me siento orgulloso de tener un gran socio como es la Universidad Santo Tomás”.

En representación de la casa de estudios, su Director Académico, Alberto Augsburger “felicitó a todos quienes fueron parte de esta iniciativa que combinó la innovación con el emprendimiento para darle valor agregado a un recurso natural de la Región de Los Lagos.”