Paula Aguilar, Directora OTL UST: “Para innovar es fundamental potenciar lo que ya tenemos y la colaboración entre ues y el sistema de transferencia tecnológica”

La Directora de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la UST da a conocer su impresión acerca del vínculo entre las casas de estudios y los sectores productivos para trabajar en investigación e innovación en el país.

Chile destina el 0,23% de su PIB en I+D. Por el contrario, varios países miembros de la OCDE invierten el 2% de su producción en esta materia, hecho que les permite estar a la vanguardia en materia de generación y difusión de conocimiento, y además, en innovación en diversas áreas. Sin embargo, nuestro país tiene el desafío de mucho por hacer, pues a diferencia de naciones desarrolladas donde se ha creado todo, la región de Coquimbo, por ejemplo, tiene un gran abanico de oportunidades para dar valor agregado a sus productos.

Datos de esta índole formaron parte del seminario “La importancia de la vinculación y cooperación universidad-empresa en los sectores productivos de la región de Coquimbo”, realizado en la Universidad Santo Tomás de La Serena, organizado por la Escuela de Ingeniería Comercial y la Corporación regional de desarrollo productivo de Coquimbo.

La actividad tuvo como finalidad dar a conocer propuestas y experiencias acerca del trabajo conjunto entre universidades y el sector productivo, mediante transferencia de conocimientos, en pro del desarrollo económico basado en la innovación (I+D).

“En materia de innovación, propiciamos las áreas que tienen mayor nivel de desarrollo a nivel de nuestras unidades de investigación: biotecnología, agroalimentos y acuicultura. Sin perjuicio de ellas, existen otras áreas que están en constante desarrollo y que esperamos que tengan buenos resultados”.

Opinión experta

Entre los expositores de la jornada se hizo presente Paula Aguilar, Directora de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la UST, entidad que forma parte de la Dirección de Investigación Aplicada e Innovación, y que está a cargo de la identificación de los resultados del trabajo intelectual de la comunidad académica y el  posterior apoyo y promoción de la protección de las invenciones y su aplicación comercial en el entorno social e industrial país.

Al respecto, la experta da a conocer su impresión del vínculo entre las casas de estudios y los sectores productivos para trabajar en investigación e innovación, además del aporte de la Universidad Santo Tomás al respecto.

Paula Aguilar en seminario.

Seminario “La importancia de la vinculación y cooperación universidad-empresa en los sectores productivos de la región de Coquimbo”

¿En qué pie está hoy la relación entre las universidades y los sectores productivos del  país, en materia innovación o valor agregado?

Diría que actualmente el nivel de relación y los resultados a partir de ello son bastante asimétricos. Hay universidad que lo están haciendo bien respecto a este tipo de resultados y otras que tienen orientaciones diferentes concentradas en investigación fundamental.

En nuestro caso, como UST, lo que queremos hacer es potenciar esta área en las regiones donde esto ha sido más propicio: la región de Los Lagos, Temuco, La Serena e Iquique, que se destacan fuertemente por esta vinculación. Por ello, deseamos que nuestros investigadores tengan esta visión a la hora de concebir las ideas que generen sus proyectos de investigación.

“(…) al ser un país pequeño, el tema colaborativo es fundamental para nosotros: colaborar con otras universidades, colaborar con el sistema de transferencia tecnológica y con instituciones gubernamentales”.

Áreas y ejemplos a seguir

¿Y existe algún área o temática que la institución está priorizando para trabajar al respecto?

Más que priorizarlas, propiciamos las áreas que tienen mayor nivel de desarrollo a nivel de nuestras unidades de investigación: biotecnología, agroalimentos y acuicultura. Sin perjuicio de ellas, existen otras áreas que están en constante desarrollo y que esperamos que tengan buenos resultados.

Respecto a las naciones que tienen ventaja al respecto, ¿a qué países o modelos debiese mirar Chile para potenciar este aspecto?

Está el ejemplo de Nueva Zelanda, que es como Chile entre La Serena y Puerto Montt, que es donde está nuestra principal área productiva en términos de agroalimentos.

En este país de Oceanía reconocieron el tipo de producción y las ventajas que pueden tener, y lo han potenciado desde ahí: no han querido inventar la rueda, sino que potenciar lo que ya tienen. Y creo que esa es la visión que debiésemos tener.

Además, al ser un país pequeño, el tema colaborativo es fundamental para nosotros: colaborar con otras universidades, colaborar con el sistema de transferencia tecnológica y con instituciones gubernamentales. Sin esto nunca podremos lograr posicionar estos temas de manera adecuada y desarrollarnos al respecto.

“(…) creo que la principal ventaja o virtud que posee la UST dentro de este sistema es el poder vincularse de manera efectiva con industrias locales y con las estrategias regionales de innovación”.

Y en la región de Coquimbo, ¿cree que está acertado el énfasis de los últimos años en cuanto a potenciar el sector agroalimentario en vez de áreas tradicionales como el turismo y la minería?

Creo que es una opción muy acertada desde las políticas gubernamentales de la región, y también desde el interés de las universidades en colaborar y participar de esta nueva visión, donde se agrega esta temática que es tremendamente importante, porque se hace cargo del potencial que tiene la región y no de las cosas que ya se están comercializando o que son más obvias o más simples. Aquí se necesita desarrollo, pero también hay bastante capital humano si es que colaboran las universidades para poder desarrollar de una forma más consistente esa área.

Finalmente, ¿dónde cree que ha estado el aporte de la UST a este sistema de transferencia tecnológica?

En este caso, creo que la principal ventaja o virtud que posee la UST dentro de este sistema es el poder vincularse de manera efectiva con industrias locales y con las estrategias regionales de innovación. Por estrechos vínculos con los gobiernos y corporaciones de desarrollo productivo regionales se ha podido llegar a entregar soluciones financiadas y bastante efectivas para productores de diversas áreas, y que son áreas prioritarias para este tipo de políticas. Así se cumple con el rol de la triple hélice, actuando gobierno, universidad y entidades gubernamentales. Entonces, en ese sentido, creo que somos un dinamizador del tema en las regiones donde estamos participando activamente.