“La Magia de Programar” también se vive en verano