EGRESADO SANTO TOMÁS LOS ÁNGELES

Nélson Medina, egresado de Enfermería: “En Santo Tomás refuerzan mucho la confianza en uno mismo y la capacidad de cada persona”

Enfermero que recibió reconocimiento del Colegio de Enfermeras, relata parte de la experiencia vivida en su Alma Mater.

Fui a entrevista y me preguntaron si podía comenzar ese mismo día, así es que fui a buscar mi uniforme a casa y así es como hoy llevo un mes trabajando” comentó Nélson Medina Leal (25), egresado de la carrera de Enfermería de la Universidad Santo Tomás sede Los Ángeles, quien fue reconocido en una solemne ceremonia del Colegio de Enfermeras del Bío Bío.

En presencia de académicos de la casa de estudios superiores, en la ocasión se valoró la integridad del joven profesional demostrada durante su formación académica, entre 2013 y 2017. Así, por mencionar algunas virtudes, se reconoció su compromiso social, responsabilidad, vinculación con sus pares, comportamiento ético, liderazgo en la gestión de los cuidados integrales del individuo y preocupación por el desarrollo profesional. Esto último quedado en evidencia, tras matricularse en paralelo a su internado, en el Magíster de Gestión Gerencial y Calidad en Salud, dictado por UST Los Ángeles.

Para el joven profesional fue una distinción inesperada, pero que recibió muy contento y agradeciendo, sobre todo, a las académicas de su Alma Mater, por recordarse de él y honrar su paso por la institución.

De estudiante de Pedagogía en Educación física a Enfermero

“Estudié un año y medio educación Física y de ahí me salí. La verdad es que no me gustó cuando hice la práctica. Fue ahí cuando me di cuenta de que no era lo mío trabajar con 23 o 24 niños gritando y corriendo” (ríe).

Pero educación física está un poco lejano a lo que es la enfermería ¿por qué decidiste estudiar enfermería?

Nunca me fui por el lado humanista, ni matemático, sino más bien de la biología. Siempre me ha gustado la pedagogía, pero me di cuenta de que la educación física no era lo mío y así, decidí estudiar enfermería.

Mi papá trabaja en el servicio de salud, es estadístico. Tiene amigos médicos y enfermeros, está vinculado con el área. Mi hermano es Ingeniero, pero también trabaja en el área de la salud. Mi mamá trabaja en la SEREMI de Salud, entonces siempre estuve vinculado en el ambiente y me llamaba mucho la atención.

¿Tenías alguna noción del trabajo de enfermería?

No, pero siempre supe que la enfermería ofrecía un amplio campo laboral. Uno puede trabajar en el hospital haciendo un trabajo clínico o en centros de atención primaria haciendo controles, seguimiento de las personas, también puedes desempeñarte como docente, entre otros.

Finalizaste el pregrado el 31 de enero de este año. Hoy día, ¿dónde estás trabajando?

Fui a entrevista y me preguntaron si podía comenzar ese mismo día, así es que fui a buscar mi uniforme a casa y así es como hoy llevo un mes trabajando. Fue de golpe. Me siento afortunado y orgulloso de haber sido tomasino, porque los egresados de la institución son valorados en la zona.

Estoy trabajando en el Servicio de Alta Resolución Norte de Los Ángeles, en el área donde se categoriza a los pacientes. Somos la primera cara visible para toda la atención en salud y luego viene la atención de médico. Ahí controlo sus signos vitales, control de presión, frecuencia cardiaca, temperatura, circulación, de todo. Nosotros describimos lo que le pasa al paciente e indagamos sobre su estado y evaluamos su gravedad.

¿Cómo fue la transición de estudiante a profesional?

Fue brusca, porque de un momento a otro ya tenía que tomarle el peso a las responsabilidades que se me encomendaban. Era urgente darme cuenta de que todo lo que hiciera ahora podía influir o repercutir en el sistema o en el equipo de profesionales de la salud con quienes me relaciono.

¿Ha sido una buena experiencia para ti tu nuevo trabajo? ¿Te gustaría aspirar a más?

Si, me gusta estar vinculado con las personas y poder ayudarlos. Es harta responsabilidad, pero me apasiona el trabajo. A futuro pienso explorar el área de la docencia y complementar la profesión, con mi gusto por la pedagogía.

Me proyecto haciendo clases. Tengo el anhelo de enseñar lo que uno realmente se va a encontrar en el mundo real y, por ejemplo, enseñar cómo mantener la calma, cómo controlar a una persona que se está muriendo o está infartada, cuál es el tratamiento, el diagnóstico, etc.

Vocación de servicio

¿Cómo viviste tu etapa de estudiante?

Disfruté mucho el proceso, me gustaba estudiar y entonces pude sacar todo al día. Afortunadamente nunca reprobé.

¿Qué opinas respecto de la vocación que se requiere para ser enfermero?

Enfermería es una bonita carrera, pero debieran trabajar sólo personas con vocación de servicio, porque este trabajo requiere de tu amabilidad, empatía, paciencia, entre otras habilidades que son fundamentales para entregar una buena atención.

Los pacientes vienen mal y nosotros tenemos que ayudarlos en lo que están pasando y a la familia también. Ellos no siempre llegan tranquilos, hay algunos que llegan alterados, entonces hay que tener vocación para saber llegar a todos, no sólo al paciente, sino que al entorno que lo rodea.

Personalmente me han tocado situaciones complejas, en las que he podido ayudar a las personas. Por ejemplo, reanimarlas y verlas nuevamente vivir. Cuesta dimensionarlo, uno está habituado al ambiente, pero siempre es una experiencia significativa. Por eso ser Enfermero es un trabajo de corazón, humano.

¿Crees que Santo Tomás se preocupa de la formación integral de sus estudiantes?

Si, no sólo entrega las herramientas, sino que además entrega valores. La formación que entrega Santo Tomás es buena y se nota la diferencia con estudiantes de otras universidades. Entre otras cosas, refuerzan mucho la actitud empoderada, la capacidad de cada persona, la confianza en uno mismo, el conocimiento da la confianza, por lo que uno sale bien preparado para el mundo laboral.

Los enfermeros de Santo Tomás tienen una actitud distinta frente a los procedimientos que hay que hacer, también tiene mayor manejo en cuanto a conocimientos. Creo que la entrega de conocimientos es buena y ahora será mucho mejor con el Centro de Simulación Clínica que se va a inaugurar.

¿Qué palabras entregarías a las profesionales de Santo Tomás, quienes te seleccionaron para la obtención de este reconocimiento desde del Colegio de Enfermeras?

Que estoy muy agradecido. Me sorprendió gratamente ser elegido dentro de tanta gente. Le tengo cariño a todos, no sólo por lo que me enseñaron, sino por la relación y buena disposición dentro y fuera de las clases, siempre dando su apoyo y preocupándose de las etapas que iba superando.

Fue un sentimiento muy bonito y ahora, si lo pienso con más calma, el hecho de que tus profesores, dentro de tanta gente con tantas capacidades prefirieran reconocerme, es algo muy bonito. Me llena de satisfacción y orgullo por mi familia que siempre que me ha dado todo. Para Santo Tomás sólo tengo palabras de agradecimiento y cariño. Espero sigamos teniendo contacto y que por supuesto, continúen por este camino de educar, apoyando e incentivando a los alumnos a ser mejores, tanto en lo teórico, como en lo humano, que es lo más importante.