Chile lidera el índice de obesidad en Sudamérica

Claudia Jara, egresada UST: “Debemos enfocarnos en enseñar al paciente a alimentarse y en el fondo evitar promover que está bajo una dieta, sino bajo un cambio de estilo de vida”

Siete de cada diez chilenos tiene exceso de peso, es decir un 31,2% de la población; el 39,8% sobrepeso y un 3,2% obesidad mórbida.

En la actualidad, la obesidad ha pasado a ser una de las epidemias más grandes a nivel mundial, ¿la causa? una excesiva ingesta de alimentos ultra procesados, cambios en los patrones alimenticios y demás factores que tienden a influir la vida cotidiana de las personas.

Según el último reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Chile lidera el índice de obesidad en Sudamérica, posicionándolo entre los 24 países de América Latina y el Caribe que cuenta con una de las tasa más altas de obesidad en la región.

Junto con el sobrepeso, la obesidad en Chile se ubica entre las primeras 10 causas de muertes en el país, condición a la que se le suma la diabetes, hipertensión y un sinfín de enfermedades cardiovasculares que disminuyen las expectativas de vida.

Impacto de los profesionales en la salud

Claudia Jara es egresada de la carrera Nutrición y Dietética de la Universidad Santo Tomás Concepción, gracias a su excelente vocación de servicio ya destaca en un equipo multidisciplinario que desarrolla estrategias médicas y quirúrgicas de alta efectividad con bajo riesgo y un solo objetivo, mejorar la calidad de vida de cientos de personas que sufren de sobrepeso y obesidad mórbida en la Región.

Actualmente ayuda a prevenir la obesidad y participa en tratamientos pre y post-operatorios en el Centro de Obesidad de Concepción (COBEC). Como profesional destaca que de acuerdo a la necesidad de cada paciente, planifica un tratamiento integral para aquellos que se someten a cirugía evaluando sus hábitos, conductas, estado de ánimo y ansiedad. De esta manera, promueve un estilo de vida saludable para que las personas alcancen un peso ideal y evitar en lo posible que se sometan a una cirugía.

En su paso por esta casa de estudios destacó que “el estrés, la ansiedad, el sedentarismo y la mala alimentación son algunos de los factores que influyen en el aumento de peso de una persona, por tanto, como profesionales debemos enfocarnos en enseñar al paciente a alimentarse y en el fondo evitar promover que el individuo está bajo una dieta, sino bajo un cambio de estilo de vida”.

¿Qué te motivó a estudiar Nutrición y Dietética?

La motivación por estudiar una carrera relacionada con la salud la tuve siempre, aprender sobre los alimentos, la calidad nutricional, su importancia y sobretodo cómo funciona el metabolismo es súper potente, tener esas herramientas en mis manos me ha permitido educar y ayudar a las personas que quieren combatir enfermedades que hoy en día les acortan la vida.

¿Por qué Santo Tomás?

Porque no todas las universidades tienen convenios con el Hospital Regional y esa era una de las cosas que yo buscaba, un buen campo clínico para poder desenvolverme en lo que yo había aprendido en los años de formación.

La verdad no es difícil manejar a un paciente cuando egresas, en las prácticas nos entregan todas las herramientas que se necesitan para desenvolverte y tratar a una persona con ética y profesionalismo.

 ¿Si tuvieras que volver a estudiar qué carrera escogerías?

Sin duda nutrición y dietética, es una carrera que me llena. Es impresionante cuando estás tratando a un paciente que presenta alteraciones y te das cuenta que en un par de meses sus parámetros bioquímicos cambiaron en función de la nutrición.

Nuestro rol como profesionales es muy importante, está en nuestras manos educar a la población sobre el riesgo que implica no llevar una vida saludable y activa.

¿En cuánto tiempo tus pacientes comienzan a ver cambios?

Es relativo, todo depende de la voluntad que tenga el paciente y la motivación que le entregue como profesional. No es fácil cambiar el estilo de vida de una persona, cuesta pero se logra.

Lamentablemente en un mes son pocos los cambios que se pueden observar en el paciente, pero cuando hacen un cambio de mentalidad adhieren mucho más el tratamiento, generalmente a los seis meses los resultados comienzan a ser positivos y el paciente es mucho más anímico. Esto se debe a que se juega con los alimentos que los ayudan a sentirse más activos, alimentos ricos en nutrientes y aceptados por ellos; esto es lo que me encanta del día a día y lo que me enamora de la carrera.

¿Cuándo es recomendable someterse a una cirugía bariátrica?

Es recomendable cuando el paciente tiene un exceso de peso evidente y cumple con ciertos criterios para someterse a la cirugía. Todo depende de la condición del individuo, el rol que ejercemos como profesionales en el Centro de Obesidad de Concepción es muy importante.

¿Qué tipo de tratamientos aplicas como nutricionista?

En los casos pre-operatorios aplicamos tratamientos integrales donde todo el equipo multidisciplinario trabaja en conjunto. Igualmente para aquellos pacientes que no necesitan intervención los tratamos desde lo convencional y esto incluye nutrición, ejercicio físico además de la participación de un médico que va controlando los parámetros bioquímicos del paciente.

En mis consultas hablo de la ley del etiquetado y enseño al paciente a que aprenda a escoger los alimentos que le van a proporcionar nutrientes de calidad. Por ejemplo, verificar cuántas son las calorías tiene un producto, medir la cantidad de grasa que aporta el producto, cuánto es el sodio máximo que debería escogerse y el azúcar que debe ingerir. Esto no es toma la pauta nutricional y ya, esto es un acompañamiento profesional, en mí caso les entrego tips y los ayudo a leer los etiquetados para luego puedan tomar decisiones acertadas.

¿Son alarmantes los casos de obesidad en la Región del Biobío?

No solo en la Región sino en todo el país y en el mundo, las cifras de obesidad van en aumento. Actualmente un tercio de la población mundial tiene exceso de peso y es cada vez mayor el número de personas que muere por este estado inflamatorio. Creo que es tiempo de tomar consciencia, el dicho de que somos lo que comemos es real, está en nuestras manos cambiar estas cifras y es ahora.