Perfil innovador

Andrés Rojas, Relacionador público: “Emprender significa tomar decisiones y acciones, empoderarse de lo que haces y no claudicar en tus sueños”

Triciudad se llama el proyecto que recientemente concretó este egresado de la UST La Serena, y que consiste en triciclos eléctricos que permiten conocer la ciudad de Coquimbo sin contaminar, abriendo un nuevo nicho de turismo y transporte para los vecinos.

Teniendo en mente la convicción de llevar adelante su idea, José Andrés Rojas tomó una decisión que no todos se atreverían a concretar: el pasado 5 de enero renunció a la seguridad de su trabajo y se dedicó a tiempo completo al desarrollo de su emprendimiento: “Triciudad”, iniciativa de transporte turístico y sustentable que recorre hoy en día las calles de Coquimbo, y que se proyecta también para funcionar en Vicuña, Ovalle, La Serena, etc.

Fue así como este joven Relacionador Público (egresado el 2008) de la Universidad Santo Tomás de La Serena dejó atrás su experiencia en áreas como el marketing y los recursos humanos para embarcase con convicción en la travesía de este emprendimiento, que hoy ha llamado la atención de los medios de comunicación nacionales y que ha tenido una buena acogida en el municipio de Coquimbo; labor que también combina con el ejercicio de la docencia en su ex carrera de la UST.

¿Qué lo motivó a jugársela por su sueño? Andrés relata aquí las respuestas a esta y otras interrogantes.

¿En qué consiste tu emprendimiento?

Triciudad es una alternativa de transporte sustentable diseñada para hacer más amigable la ciudad e involucrar a los ciudadanos con una opción de movilidad que sea gratuita, comprometida con el medio, responsable y no contaminante. Nuestro foco está orientado a dos líneas: el turismo, mediante triciclos eléctricos que permiten conocer la ciudad a la velocidad de una bicicleta, muy tranquilos; mientras que lo segundo es desarrollar esta alternativa para la prioridad de uso de la tercera edad, mujeres embarazadas y personas con movilidad reducida.

“Por este proyecto yo he llorado. Me he quedado en reparaciones hasta las 3 y media de la mañana, y al otro día me he levantado igual a las 7 y media a seguir. Por ello, cuando tienes clara tu dirección, no hay quien te baje, pero eso es lo más difícil también: tener la convicción”.

¿Y qué te motivó a crear Triciudad?

Hace rato que vengo emprendiendo, y en este caso, buscaba información para crear un emprendimiento que generara impacto transversal. Esa búsqueda la hacía bajo la metodología de analizar el mercado, ver el target y etc. Finalmente, el tema de las lucas pasó a segundo plano y hoy Triciudad me ha generado una satisfacción personal al ver que muchas personas se han beneficiado, convirtiéndose en un emprendimiento social que va en ayuda de un segmento de la población que lo requiere mucho.

¿Y cuánto demoraste en concretar la idea?

La idea nació en noviembre del año pasado con financiamiento propio. Estoy postulando a varios fondos, pero hasta ahora me he sustentado de forma personal y con el apoyo de la familia.

Ahora estamos en búsqueda de clientes, pues tenemos muchos usuarios, pero pocos clientes, lo cual es fundamental, porque la forma de que se financiará a través del branding, porque somos una plataforma de publicidad; por ejemplo, si una marca desea brandear o rotular uno de estos carros, traspasamos el costo cero al usuario.

Obstáculos y convicción

¿Resulta muy difícil emprender en la región?

Más que emprender en la región, porque es un mercado muy chico, emprender como tal es complicado; salir del status quo de la comodidad, de tener un trabajo, de levantarte y saber que tienes que cumplir con un horario y cambiar tu paradigma es un poco complicado: comenzar a trabajar para ti, administrar tu presupuesto, etc.

La palabra emprendimiento implica mucha toma de decisiones y acciones, empoderarse de lo que uno está haciendo y no claudicar en tus sueños, manteniendo tu norte, porque mucha gente dice “hey, dejaré mi trabajo para emprender”, y a la mitad de camino dice que la idea no va.

Por este proyecto yo he llorado. Me he quedado en reparaciones hasta las 3 y media de la mañana, y al otro día me he levantado igual a las 7 y media a seguir. Por ello, cuando tienes clara tu dirección, no hay quien te baje, pero eso es lo más difícil también: tener la convicción.

Volviendo a la región, en lo que respecta al emprendimiento social y verde está muy abierta. Existen políticas de desarrollo muy amigables con el ciudadano, de hecho, me invitaron a participar del programa Coquimbo limpio, política pública del municipio de Coquimbo que desarrollará líneas de acción desde el 2018 al 2028 para convertirla en una ciudad inteligente.

“Por ello, si no tienes la capacidad de ir a pararte ante una autoridad y explicarle que el mundo está cambiando en ese sentido o que tú crees que va en ese sentido para que se pueda regular… Si no tienes la coraza y la energía…”.

Dos triciclos del proyecto recorriendo la calle.

Los triciclos del proyecto ya recorren las calles de Coquimbo.

¿Podrías afirmar que el emprendimiento está de moda? Considerando que hoy existen fondos concursables de financiamiento y un sinnúmero de instancias para capacitar y motivar al respecto.

Siempre hago un reparo en el tema de que esté de moda. Por algo Silicon Valley es la meca de la innovación, y aquí en Chile tenemos nuestro propio Silicon Valley, que es Concepción, y efectivamente la gente tiene una necesidad de espíritu y convicción de ser su propio jefe y hacer lo que quiere, pero sin ver más allá y entender que hay todo un trabajo enorme de emoción y físico, además de un sacrificio familiar y de presupuesto enorme.

Hoy puedes encontrar una cantidad enorme de food trucks, que es como el emprendimiento más rápido, pero luego te encuentras con las trabas que te pone el seremi de salud o con la antigüedad de la ley en Chile. De hecho, cuando dije que lloré fue porque no existe normativa para lo que hago, porque en el país no están regulados los vehículos híbridos, considerando que mi actividad se denomina pedaleo asistido, es decir, pedaleo con motor eléctrico; pero en Chile puedes encontrar regulación para el manejo de una Victoria en Viña del Mar, vehículo de tracción animal, pero no para una bicicleta eléctrica.

Por ello, si no tienes la capacidad de ir a pararte ante una autoridad y explicarle que el mundo está cambiando en ese sentido o que tú crees que va en ese sentido para que se pueda regular… Si no tienes la coraza y la energía… Yo me paré frente a diputados, escribí al subsecretario de transportes, esperaba al alcalde a la salida. En definitiva, si tienes esa convicción difícilmente podrás emprender, en materias como la mía, pues de seguro hay otras que ya cuentan con la regulación adecuada, pero lo que debe entender la gente es que hay que entregar tiempo completo a tu idea, pues no es llegar y recibir lucas.

“Hay que equivocarse, hay que tomar muy malas decisiones para tomar una buena. El que me diga que partió ganando es porque quizá tiene mucha, mucha suerte, pero no creo mucho eso”.

Comunicar y fracasar

¿Crees que el perfil profesional de un relacionador público es un plus importante a la hora de escoger el camino del emprendimiento y/o innovación?

Sí, porque tiene desarrollada la facultad de comunicar, y al tener dominio del uso del lenguaje y de los aspectos de la comunicación se mueve en forma estratégica.

No es un botón de muestra, pero a costo cero mi emprendimiento estuvo en El Mercurio, TVN, portadas de diarios, redes sociales, etc., mera gestión. Ahora bien, he tenido la suerte de relacionarme con la gente indicada, pero es crucial poder y saber comunicar.

Finalmente, ¿qué consejo entregarías a los actuales estudiantes de tu carrera?

El consejo que les puedo dar es que metan las patas. Hay que equivocarse, hay que tomar muy malas decisiones para tomar una buena. El que me diga que partió ganando es porque quizá tiene mucha, mucha suerte, pero no creo mucho eso.

Hay que probar todas las alternativas que dispone el gobierno para al emprendimiento: CORFO, Sercotec, Centros de desarrollo de negocios;  o iniciativas privadas de coworks, etc., instancias que pueden ayudar mucho y donde se pueden generar lazos con otros emprendedores de tu misma línea y formar un ecosistema.

En definitiva, deben relacionarse, tomar malas decisiones y fracasar para que el éxito no te pille tan nublado. A pesar de que no me considero un tipo exitoso; tuvimos una buena idea y la apuntamos en un buen momento.

Pero igualmente te sientes satisfecho.

Mi satisfacción, luego de todo lo que viví, se da en el momento en que estoy en la calle manejando el triciclo y toda la gente se da vuelta a mirar, o cuando el abuelito o persona que subiste te da las gracias o te dice que le alegraste el viaje. Luego, al final del día siento que hice algo bueno por alguien.