Sin darnos cuentas cada día somos más ávidos a utilizar los medios digitales en muchos aspectos de nuestra vida, principalmente para estudiar en programas semipresenciales, pero también para utilizar productos y servicios en la comodidad del escritorio.

En el actual siglo XXI, cada día vemos más fuerte el avance de la tecnología en distintos ámbitos, como por ejemplo la construcción, la ciencia, la medicina, entre otros. Sin embargo, no podemos dejar de lado lo importante del desarrollo de la educación o capacitación a distancia, conocida como E-Learning. Además del avance de las tecnologías y de las técnicas, cada vez es más amplio el aprovechamiento de esta herramienta.

Este año existen nuevos proyectos de plataformas como Moodle y un amplio desarrollo de contenidos e-learning que ayudarán a la ONG Amnistía Internacional en la defensa de los derechos humanos por todo el mundo, según nuestra fuente INSERVER.

Otros de los proyectos realizados por INSERVER ESPAÑA, es la colaboración con la editorial CEPE, la cual desarrollará contenidos formativos e-learning, especialmente diseñados para alumnos con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Estos son ejemplos del cómo se aprovecha la tecnología para el bien común de las personas.
Por otra parte hemos visto el desarrollo de la educación a distancia como una gran alternativa de ahorro de tiempo y espacio. Sin embargo este concepto va más allá del solo tiempo y espacio, es de calidad de vida. Por ejemplo el desarrollar un curso a distancia sentado frente de un escritorio en el confort del hogar, (ya sea un pregrado o un postgrado) y al sentirse tranquilo en el bienestar del hogar, esto ayuda mucho al estudio, ya que se genera un conocimiento de materia específica. Sin embargo el estudiante además está adquiriendo otras habilidades, si es que no las poseía, como la disciplina y la administración del tiempo.

A medida que va pasando el tiempo, el desarrollo de la vida digital se va masificando cada vez más y no lo vemos tan solo en el área de educación, con el E-Learning, sino que ya está implícito en el hogar, en el trabajo, en la vida diaria. Ahora es cosa de darnos cuenta y comenzar a utilizarlos mejor, como por ejemplo, las compras de supermercado, compras en tiendas, compras en otros países, pagos de cuentas, las videos conferencias, inclusive las visitas médicas… todo es online.