No debe extrañar el alza del IPC en el mes de enero, esto principalmente debido a que las variaciones de los precios se ha vuelto constante en los principales ítem que constituyen la canasta de consumo. Es el caso de la bencina que en su primera semana ya registraba un alza de $5 en promedio, precio que durante esta primera o segunda semana de febrero debería disminuir según las proyecciones estimadas, esto siempre y cuando se mantenga el tipo de cambio y no exista cambio de parámetros proporcionados por los organismos de regulación correspondientes, esto pese a los recortes de producción realizados por la OPEC.

Estos cambios influyen por ejemplo en el valor de la UF, cuya base se calcula respecto al IPC, y este es el punto donde afecta a la mayoría de la población, ya que la mayoría de los créditos hipotecarios por ejemplo se realizan en base a UF, sin dejar de lado los otros créditos como de consumo o los ahorros realizados. Los mismos topes que se realizan para términos previsionales como seguros de cesantía, Isapre, AFP. En este punto es donde el alza de los precios en vivienda reflejado en el pago de dividendo o en los arriendos, pueden afectar el presupuesto familiar.

En sí, todo lo que refiere a costos tenderá a una leve alza. Estas variaciones producto de cambios en el entorno, van produciendo las variaciones de precios respectivas, las cuales son reflejadas en el IPC. Es este sentido, donde el Banco Central es el encargado de mantener la inflación controlada, se espera realice alguna acción remedial. Sin embargo, es poco probable que así sea, y no realice intervenciones significativas,  ya que el organismo trabaja con una visión más de mediano y largo plazo y no sobre los últimos índices obtenidos.

Ahora bien, no todo el mundo se ve perjudicado, los grandes beneficiados corresponden a quienes poseen ahorros y pensionados. Esto, ya que los ahorros se reajustan con el valor UF, y la pensión de los pensionados del sistema privado se encuentra definida en UF, por lo cual un alza constituye un monto mayor a pagar.

Es de esperar que la situación se mantenga estable, siempre atento a los escenarios existentes en la economía nacional y mundial.