A través de talleres informativos y prácticos el Centro de Investigación en Gerontología Aplicada (CIGAP) de la Universidad Santo Tomás y su red de especialistas, capacitan a los cuidadores informales de personas con discapacidad severa.

Éxito total han tenido los talleres organizados por el Centro de Investigación en Gerontología Aplicada (CIGAP) de la Universidad Santo Tomás, en el marco del proyecto Geronto-Salud, que promueve la capacitación a cuidadores informales de adultos mayores con discapacidad severa.

En las primeras jornadas se orientó sobre el trabajo psicológico y de kinesiología, mientras que en los siguientes talleres se ha informado sobre temas tan trascendentales como la nutrición, trabajo social, redes de apoyo, asistencia de enfermería y autoayuda.

El director del CIGAP, Andrés Ledezma, destacó la participación de 36 cuidadores de adultos mayores, quienes sin estudios previos y sin recibir un sueldo están preocupados de cuidar a los adultos mayores dependientes y mejorar su calidad de vida.

“Aquí el beneficio es complementario tanto para el paciente como para el cuidador, ya que estas personas tienen una labor que realizan las 24 horas del día, por lo que es importante que cuenten con las competencias necesarias para desarrollar un buen cuidado del adulto mayor”, comentó Ledezma.

Talleres

Para ello –agregó- la capacitación fue divida en talleres donde los cuidadores han aprendido de temas tan significativos como el traslado de los pacientes, movimientos, asistencia óptima y cuidados de la piel. También han abordado desde el punto de vista psicológico, cuáles son los trastornos más comunes en este tipo de pacientes y cómo enfrentarlos.

Hubo otra jornada de aspectos nutricionales y una de trabajo social, donde los especialistas se preocuparon de que los cuidadores conocieran todos los servicios públicos, municipales, nacionales, de organizaciones no gubernamentales y de algunas instituciones privadas, que prestan algún tipo de ayuda o servicio para adultos mayores.

El último taller que queda por realizar corresponde a un círculo de autoayuda. “La idea es que aquí las personas aprendan a organizarse y formen un sistema de ayuda mutua”, explicó Ledezma.

Tras los talleres el proyecto continuará con la entrega un kit de materiales con diversos artículos como un tomador de presión, de temperatura y de oxígeno, entre otros. Este kit vendrá acompañado por un manual de procedimientos para el cuidado de pacientes con discapacidad severa, el cual será desarrollado por los mismos especialistas que han trabajado en Geronto-Salud.

El proyecto finalizará con una actividad de teleasistencia que se extenderá hasta diciembre, donde los cuidadores podrán llamar a un número telefónico previamente designado y solicitar consejería respecto a temas cotidianos. Sus consultas respondidas  por el especialista correspondiente.

Este proyecto es posible gracias al convenio que el CIGAP de la Universidad Santo Tomás firmó junto al Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama) para educar y concientizar a la comunidad sobre la importancia de mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

Los cuidadores informales son capacitados.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

La idea es mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.