Charla “Neurofelicidad y Liderazgo estudiantil”

Jonathan Cayupe y la Neurofelicidad : “Si yo soy feliz, puedo hacer todo de una mejor forma”

Como parte de las actividades académicas extra programáticas del Área de Ingeniería de Santo Tomás San Joaquín, el empresario y autodenominado representante de la Neurofelicidad en Chile, Jonathan Cayupe, realizó una charla sobre esta novedosa temática a los estudiantes. 

Cada mes el Área de Ingeniería realiza charlas o actividades técnicas que buscan fortalecer a los estudiantes en diferentes competencias que le permitan desarrollarse mejor, tanto en el aspecto académico como en el laboral. Sin embargo, no solo los conocimientos técnicos o específicos son necesarios para formar a un buen profesional. Por esta razón, el área ha incorporado temáticas de orden humano y altruista, como la Neurofelicidad, una nueva propuesta que invita a las personas a ser más felices, pero no necesariamente buscando la felicidad, si no que valorando lo que ya tienen y disfrutando el día a día. Según Cayupe: “el cerebro se programa a partir de nuestras actitudes”

Al finalizar la exposición, Jonathan Cayupe respondió algunas preguntas de los alumnos que asistieron a la actividad:

¿Qué es la Neurofelicidad?

La Neurofelicidad es saber a nivel científico cómo se pueden activar los procesos cerebrales para hacer más feliz a las personas, teniendo como objetivo sacar más provecho cognitivo de ser más exitoso a ser más próspero tu mismo y con los demás. Al final todo se define en que, si yo soy feliz, puedo hacer todo de mejor forma.

Neurofelicidad

Neurofelicidad

¿Qué aconsejas para lograr obtener la felicidad?

El primer concepto es decisión. El tomar la decisión de querer ser mejor, ya sea como emprendedor o trabajador, ya es un paso. A veces la gente viene a estas charlas simplemente a escucharla y llenarse de información, pero no decide nada y al no decidir, no pasa al siguiente paso.

El segundo consejo es información nueva. No te sirve tener la misma información para tomar la decisión, por ejemplo, aprender a controlar tu mente, tus emociones, como ser más feliz etc. Recopilar información de libros, internet es importante, pero todo tiene que estar alineado a la decisión que ya se tomó.

Finalmente el último consejo es el propósito de vida, que es la diferencia entre ser bueno y ser extraordinario.

Pasaste de ser Profesor de Educación Física a ser Conferencista, cuéntanos ¿Cómo se provocó ese cambio?

Yo siempre me pregunte ¿Que quiero hacer? Y me di cuenta que me gustaba enseñar y además hacer actividad física era lo que yo quería hacer por el resto de mi vida, así que estudie Técnico en Deporte, Personal Trainer, Educación Física, y me quise seguir especializando. Me encantaba enseñar, pero sentía que había un tope que me decía “hay algo más allá” y yo quería enseñar a más personas y es así donde empezó a brillar la alternativa de ampliar mi mentalidad. Siempre me gustó comunicar, y el poder enseñar y transmitir, fue lo que marcó la diferencia de pasar a ser un profesor a ser un conferencista internacional.

¿Qué le aconsejarías a los jóvenes frente a las decisiones diarias?

La primera pregunta que ellos se deben hacer es ¿Qué quiero hacer en la vida? Pero no desde el punto en qué me quiero dedicar como profesional, sino que desde ¿Cuál es mi propósito? , ¿A qué vine al mundo? ¿Qué quiero aportar a la sociedad?, cuando uno se hace la pregunta de ¿Qué quiero aportar a la sociedad? , comienza a aparecer la otra pregunta ¿en qué soy bueno? Y la respuesta será la conexión entre lo que me apasiona y además me paguen por hacer eso.

Entonces la pregunta queda abierta… ¿qué quieres hacer tu?