Entrevista

Dra. Adriana Massaccesi: “La educación es formarse para abrirse y perfeccionar el lugar donde estamos”

La experta argentina lidera el módulo de Filosofía de la educación que forma parte de un Doctorado internacional que se dicta en La Serena, instancia en la que están participando algunos docentes de la Universidad Santo Tomás.

Preguntas, liderazgo pedagógico. Pensar y discutir. Estos y otros conceptos están siendo abordados en el Doctorado en Educación que la Universidad Católica de Cuyo de San Juan, Argentina, dicta en formato modular presencial en La Serena, y que recientemente tuvo a la Universidad Santo Tomás como anfitriona para acoger la realización del módulo Filosofía de la educación.

Este Doctorado es fruto del trabajo de la Subcomisión binacional de universidades paso Agua Negra, instancia que agrupa a las principales casas de estudio superior de la zona que participan de la Mesa Regional GORE – Universidades (U. de La Serena, INACAP, U. Católica del Norte, U. Pedro de Valdivia y U. Central).

De esta forma, académicos de la Universidad Santo Tomás de La Serena, conjuntamente con docentes de otras instituciones, asistieron a la clase de Filosofía de la educación dictada por la directora del Instituto de formación docente Santa María de la Universidad Católica de Cuyo de San Juan, Dra. Adriana Massaccesi.

La experta aborda en estas líneas su pensar sobre el aporte de la filosofía de la educación para diagramar, planificar y evaluar los procesos educativos, con miras a formar líderes pedagógicos.

Hoy en día vemos que la educación muestra un alto dinamismo y renovación en las formas de enseñar, considerando, por ejemplo, la introducción de las nuevas tecnologías; ¿cabe aquí un espacio para preguntar, para cuestionar o cuestionarse?

Estas preguntas, desde la filosofía de la educación, deben existir y motivar a los docentes a que encuentren prontamente las respuestas y los fundamentos, y no solo respuestas tecnicistas, sino una respuesta de un teórico de la educación.

Entonces se espera que las medidas que se tomen en materia de políticas educativas, si es que alguno de estos doctorantes llega a aportar alguna influencia en ese espacio de liderazgo, sean con un sustento y que no sean cuestiones que aparezcan como parches en el sistema educativo, sino que tenga conexión, un sentido: un por qué y un para qué.

“Todas las disciplinas en algún momento entran en crisis y en algún momento se tienen que cuestionar los caminos alternativos de solución. Si un ser no lo hemos formado en el sistema educativo para cuestionarse, para indagar, para preguntar, realmente estamos formando autómatas”.

Sería ideal, entonces, que el docente motive a sus estudiantes a preguntarse y cuestionarse, rompiendo el tradicional molde de transmisión de información y datos de educador a educando.

El juicio crítico se gesta desde la niñez. Justamente en este país se encuentra abierto el debate sobre si la filosofía sí o la filosofía no en las aulas. En este contexto, se espera que la filosofía de la educación aporte a estos futuros doctores  de la educación las razones por las cuales la filosofía debe estar presente en las personas desde pequeños, en la escuela media y en la formación docente, y no no solamente mediante la generación de preguntas, sino que también buscando entre todos, a través de un trabajo colaborativo, las respuestas, lo que va dar, en última instancia que los cambios que se vayan gestando no tengan una respuesta de parche, sino un sustento teórico que cohesione un plan educativo.

Aportar a la sociedad

Esto reafirma que la filosofía es trascendental en todo ámbito de la enseñanza humana, y no sólo está ligada al área humanista.

Todas las disciplinas en algún momento entran en crisis y en algún momento se tienen que cuestionar los caminos alternativos de solución. Si un ser no lo hemos formado en el sistema educativo para cuestionarse, para indagar, para preguntar, realmente estamos formando autómatas. La educación es formarse para abrirse y perfeccionar el lugar donde estamos, para aportar a la sociedad. Porque si el sistema educativo no le dio la oportunidad a una persona de formar su juicio crítico, ¿cuándo lo va a hacer?

“(…) si consideramos que la educación es esencial, es trascendental que sea pensada por educadores”.

Y cuando estos futuros doctores ya estén en posesión de su título, ¿dónde cree que debiesen insertarse para aportar a la sociedad? ¿Investigando y generando conocimiento en las universidades o motivando a sus estudiantes a que también sean profesionales que investiguen?

Uno de los temas que se ve mucho en las tesis doctorales es la transferencia de esa tesis a la realidad socioeducativa, entonces es muy importante que esa tesis no esté muy desconectada, en principio, de la realidad que se está viviendo.

Ahora, los puestos que pueden llegar a ocupar estos doctores son múltiples; yo siempre les llamo líderes académicos que pueden estar en la universidad generando o liderando la formación de futuros doctorandos, o siendo tutores de tesis de próximas investigaciones, o, por qué no, siendo actores de la política educativa.

Entonces, si consideramos que la educación es esencial, es trascendental que sea pensada por educadores.