DIRECTORA ESCUELA DE NUTRICIÓN Y DIETÉTICA DE UST LOS ÁNGELES

“Es importante que en la etapa escolar los niños tengan una colación saludable a media mañana que les otorgue la energía que necesitan”

Ofrecer a nuestros pequeños una gran variedad de opciones alimentarias es importante para su desarrollo intelectual, ya que, durante las mañanas en el colegio o jardín, pueden sentirse fatigados, somnolientos y desmotivados cuando el desayuno no contiene todos los nutrientes necesarios, o si picotean comida chatarra durante todo el día.

Según datos entregados en el año 2017 por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA U. de Chile), Chile actualmente se encuentra en el 6° lugar mundial en obesidad infantil y en el primer puesto en América Latina.

Los últimos SIMCE de Educación Física arrojan un 50% de exceso de peso en la población infantil y recientes investigaciones del INTA en Chile han encontrado cifras de exceso de peso infantil en cerca del 60% de los niños. Una de las causas de estos altos índices es que los ambientes en los cuales se desenvuelven los niños facilitan hábitos de alimentación no saludables, en vez de promover una ingesta más sana.

En este contexto, la Directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Santo Tomás Los Ángeles, Cecilia Sepúlveda Flores, comentó la importancia que tienen las colaciones saludables en menores y adolescentes, que se encuentran en pleno proceso de estudios.

“Son relevantes porque, cada vez, la jornada escolar se ha ido alargando; muchos niños llevan sus almuerzos de la casa, los que no son muy contundentes. Entonces, es bueno complementar con una colación a media mañana que permita otorgarles la energía que necesitan y así evitar que lleguen con mucho apetito a sus hogares al terminar la jornada escolar y consuman alimentos de mayor contenido calórico”.

Agregó que todas las comidas son importantes y que las colaciones sustentables debiesen ser un apoyo. Eso sí, “tampoco deben ser algo tan calórico. Lo primordial es que el niño desayune en forma saludable en su casa, que le aporte las calorías y nutrientes que necesita para su desarrollo y para mantener la concentración durante su jornada escolar, especialmente durante la mañana”, sostuvo la profesional.

En este sentido, la Directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Santo Tomás Los Ángeles relató que, muchas veces, los menores se saltan esta importante comida y tampoco llevan colación. Si lo hacen, no es de la mejor calidad, lo que implica que no favorecerá a la concentración del niño, ni tampoco aportará nutrientes esenciales.

Alimentos nutritivos

¿Qué significa que sea nutritivo? “Que sea saludable significa que un alimento contenga proteínas, fibra, vitaminas, minerales y una pequeña cantidad energía adecuada para la jornada escolar; por ejemplo, algún lácteo que aporte proteínas, una fruta o jugo de fruta natural. En esta línea, un exprimido de naranja que le aporta fibra, vitaminas y minerales y una porción de pan integral o avena”, sostuvo la Académica.

Además, hizo hincapié en que la realidad chilena da cuenta de niños con exceso de peso. En este contexto, sostuvo que “si bien la colación es un apoyo para que el menor termine bien su extensa jornada escolar, la idea tampoco es sobrecargarlo de calorías”.

Una colación ideal es aquella que no sobrepase las 150 calorías por porción y que incluya distintas alternativas, que aporten al pequeño un contenido de vitaminas y minerales, descartando enviarles alimentos con sello.

“Lo ideal es que sean alimentos naturales como frutas, yogurt bajo en calorías o un sándwich saludable. Bajo la ley de etiquetado nutricional, los colegios ya no pueden vender productos que no sean nutritivos por lo que, si el niño lleva dinero al colegio, será importante que vea la fórmula de comprar cosas que se suponen sean saludables en el quiosco. De lo contrario, se sugiere que lleve algo de la casa que sea saludable y que no sea de gran contenido calórico”, relató la profesional de la salud.

Sepúlveda agregó que la alimentación está muy vinculada al tema del rendimiento escolar. En la actualidad, “se habla mucho de la asociación que tiene una buena alimentación con el rendimiento escolar. Entonces, el objetivo es que un niño se alimente nutritivamente con energía o calorías en cantidades adecuadas para su edad, peso y estatura. Adicionalmente, que la comida le aporte otros nutrientes. Es por ello que deben ser altas en fibra, vitaminas y minerales”.

Además de lo anterior es importante que las colaciones saludables sean acompañadas de agua. La idea no es hidratarlos con jugos en caja y menos aún con bebidas, por su alto contenido de azúcar y sodio.

Colaciones saludables

Hacer vista gorda de lo que comen sus hijos durante el verano, dejándolos consumir alimentos que poco aportan a una alimentación saludable, es considerado por los profesionales del rubro como una mala práctica nutricional.

La situación cambia con el inicio de clases, siendo importantísimo retomar la rutina y adaptarse a un plan de alimentación, que vaya en favor del desempeño del menor. Por lo mismo, un aspecto importante para evitar que los niños lleguen con mucho apetito al primer recreo y prefieran colaciones más calóricas (con más de 150 calorías), “es considerar el tiempo destinado al desayuno. Esto, dado que es la primera comida del día y entrega la energía necesaria para desarrollar la jornada escolar”, relató Sepúlveda.

La Directora de Nutrición y Dietética de Santo Tomás Los Ángeles agregó que está comprobado que un buen desayuno contribuye a disminuir el exceso de peso y mejorar la concentración. Sin embargo, “se debe tener cuidado con los alimentos que se eligen para este desayuno; por ejemplo, leches saborizadas, jugos en polvo, los cereales para el desayuno con sabor, exceso de pan con cecinas, embutidos o mantequilla son alimentos altos en grasas, azúcar y sodio (sal)”.

Ejemplos para un desayuno saludable

Sepúlveda aprovechó la instancia para entregar algunos ejemplos de un desayuno saludable para niños:

  • Ejemplo 1: Leche sin sabor con 1 sándwich de pan integral con palta.
  • Ejemplo 2: Yogurt dietético con avena.
  • Ejemplo 3: Leche cultivada con 1 pan pita con mermelada.
  • Ejemplo 4: Leche sin sabor con ½ pan marraqueta (1 diente de pan) con huevo revuelto.
  • Ejemplo 5: Yogurt dietético con fruta picada y avena.
  • Ejemplo 6: Leche cultivada con 2 galletas de salvado con palta.
  • Ejemplo 7: Leche cultivada con 1 sándwich de pan integral con quesillo.

Otro punto a favor, agregó la profesional, es que con la nueva Ley de etiquetado -que impide la venta de alimentos con los sellos altos en calorías, grasas, azúcar y sodio dentro de los establecimientos educacionales- “podemos estar más tranquilos, porque si los niños compran la colación en colegio ésta será saludable, aunque sigue siendo mejor enviarla desde la casa, para asegurar la variedad y cantidad de estas colaciones”, expresó la Nutricionista.

Algunas alternativas de colaciones para llevar al colegio:

  • Ejemplo 1: Mini bebida láctea con pro-bióticos con una fruta natural.
  • Ejemplo 2: Agua mineral sin gas y una barra de cereal sin azúcar, ni chocolate.
  • Ejemplo 3: Una botella individual de leche cultivada con una galleta de avena casera
  • Ejemplo 4: Mini bebida láctea con pro-bióticos y ¼  de taza de maní sin sal.
  • Ejemplo 5: Leche sin sabor con una galleta de salvado.
  • Ejemplo 6: Yogurt y Fruta Natural
  • Ejemplo 7: Jugo natural con ¼ taza de nueces

Almuerzo y jornada escolar completa

Un aspecto que no se puede pasar por alto es que “los niños con jornada escolar completa también deben llevar un almuerzo saludable o bien consumir la alimentación que entrega el colegio. Es muy perjudicial que esperen llegar a sus casas a almorzar, porque muchas horas de ayuno disminuye la concentración y además es dañino para la salud”.

Por otro lado también favorece el exceso de peso, dado que como sentirán más apetito llegarán a sus hogares con una gran sensación de hambre y tenderán a comer una porción más grande de comida y con mayor contenido calórico.

Los niños que tienen estos desórdenes de horarios de alimentación tienden a juntar todas las comidas importantes al final del día, lo que genera no sólo las ansías de consumir alimentos más calóricos y en porciones de gran tamaño, sino que contribuye a un menor gasto calórico debido a que la últimas comidas acostumbran a dejarlas en horarios muy cercanos a la hora de ir a dormir”, finalizó la Directora de la carrera de Nutrición y Dietética de Santo Tomás Los Ángeles.